La pequeña burguesía dominicana
es patrimonialista

DIÓGENES CÉSPEDES
diógenes.cespedes@gmail.com
¿Por qué es obligatoriamente patrimonialista la pequeña burguesía dominicana en sus diferentes capas sociales?

La media y la alta, al poseer medios de producción menos exiguos, es más estable económicamente que la baja pequeña burguesía  y sus capas pobre y muy pobre.

Juan Bosch se dedicó en cuerpo y alma a estudiar detenidamente la pequeña burguesía dominicana: sus medios de vida, su psicología, su ideología, sus hábitos, sus fantasías, sus proyectos, sus ambiciones, su posición política.

Por la sencilla razón de que esta clase social es abrumadoramente mayoritaria en nuestro país y fue la fuente de la formación del “Estado hatero” con Santana y su pasaje a “Estado pequeño burgués mercantil y campesino” con Buenaventura Báez  y Ulises Heureaux hasta que recaló en un Estado con despunte capitalista con Trujillo a mitad de 1940.

Bosch estuvo obligado a realizar ese estudio porque su partido, el de la Liberación Dominicana, está compuesto mayoritariamente de pequeños burgueses en sus diferentes capas y, como político que se propuso hacer la revolución de liberación nacional, necesitaba saber con qué contaba para realizar ese proyecto.

Es por eso que al estudiar en un libro como “Clases sociales en la República Dominicana” dijera: “Este (…) no es un libro de historia aunque en algunas de sus partes lo parezca. Lo que se hace en él es clasificar y describir las clases y las capas de clases que forman el conjunto de la población nacional y además presentar aquellos de sus aspectos que no se exponen a la vista de los más y son sin embargo, los que las definen como clases y capas de un país dependiente de esos denominados del Tercer Mundo, que están en el grupo de los que ni son socialistas ni se cuentan entre los capitalistas desarrollados.” (p. 9)

Lo que le traía de cabeza a Bosch era la recurrente pregunta: ¿Por qué la historia dominicana presenta tantos altibajos? En “Composición social… ”, (1970), y en “La pequeña burguesía en la historia dominicana”, (1982), comenzó a dar respuesta a la pregunta hasta terminar el estudio completo, anatómico, radiográfico y subjetivo, de esa clase social que tanta agua a beber ha dado a los historiadores al explicar “el atraso” de la República Dominicana en todos sus aspectos y por qué no forma parte del “concierto de países civilizados”.

Se lo achacaron a la montonera o revoluciones patrimonialistas y clientelistas de los siglos 19 y 20.

Dueña del poder político desde 1844, Bosch encontró que con esa clase, sin sentimientos de nacionalidad (“Composición social…”, p. 201), sin lealtad a nada ni a nadie, sin principios, debido a la falta de conciencia política y clasista, no era posible realizar ninguna revolución ni fundar un Estado burgués. Lo único que ha podido hacer la pequeña burguesía desde el siglo 19 es acumular riquezas, a través del control del gobierno, para disfrute y dilapidación individual de esos recursos.

Bosch se dio cuenta de que con la pequeña burguesía no podía ir a ningún lado y por eso renunció en 1994 del Partido, aunque, ya sin saber adónde ir, se vio obligado a volver al seno del PLD, porque a esa edad, 85 años, era difícil, y no había con quién fundar una nueva organización política.