La periimplantitis puede ser prevenida

23_03_2015 HOY_LUNES_230315_ ¡Vivir!3 C

Los implantes dentales son, en múltiples ocasiones, la solución idónea para la reposición de la pérdida dentaria, tanto en el aspecto funcional como en el estético.

Es imprescindible que el paciente goce de una buena salud general y oral antes de proceder a indicar y colocar implantes dentales; un alto porcentaje del éxito de los mismos va a depender de estos factores.

Luego de colocados en boca, prevenir un proceso infeccioso e inflamatorio en los tejidos que rodean al implante es el mayor reto que enfrenta el odontólogo para lograr éxito en el tratamiento, algo íntimamente relacionado con la oseointegración del implante.

Las mujeres, debido a los fuertes cambios hormonales que padecen en las diferentes etapas de su vida, tienen predisposición a padecer de descalcificaciones y afecciones gingivales, lo que incide negativamente en la oseointegración del implante.

Definitivamente, pacientes con una higiene oral inadecuada, historia de haber padecido enfermedad periodontal, hábitos dañinos como alcoholismo y abuso del tabaco, enfermedades que deprimen el sistema inmunológico y descuido en las visitas periódicas al dentista, son los más susceptibles a desarrollar la periimplantitis.

La mayoría de las situaciones expresadas anteriormente son prevenibles o controlables, lo que sí es necesario es que el paciente, junto al equipo de profesionales de la salud que le atiende, trabajen en grupo con un objetivo en común.

Reitero: la periimplantitis y la mucositis periimplantaria pueden ser prevenidas.

Inflamación. Las lesiones periimplantarias son procesos inflamatorios con signos y síntomas muy similares a la enfermedad periodontal; sangrado espontáneo, retracción gingival que deja al descubierto el implante dental, cambio de coloración de la encía, flacidez de la misma y mal aliento.

Al igual que las lesiones periodontales, en su estado inicial es reversible, pero si no es atendida a tiempo, conduce al fracaso y perdida del implante.

El momento de realizar la rehabilitación del implante, la salud general y oral del paciente debe ser aquella que garantice el éxito del procedimiento.

Recuerda, los implantes también ameritan un cuidado especial para mantenerse saludables en la cavidad oral.