La petrolera OMV demanda a Turquía por su retirada del gasoducto Nabucco

petrolera

Viena.  El consorcio petrolero y gasista austríaco OMV, el mayor de Europa Central y Oriental, ha demandado a Turquía y a su primer ministro, Ahmet Davutoglu, por la decisión de retirarse del acuerdo para construir el gasoducto Nabucco, según el semanario de economía austríaco “Trend”.

Se trataría del coste de los daños causados por el abandono turco del gasoducto proyectado desde hacía una década para transportar gas natural de Azerbaiyán a Europa, un plan que iba a reducir la dependencia energética de Rusia y contaba con el apoyo de la Unión Europea.

Ankara se retiró del proyecto y en mayo pasado optó por un acuerdo con Rusia para tender un gasoducto alternativo, el TurkStream.

Según la revista, OMV, que habría presentado la demanda en junio ante un tribunal internacional de arbitraje del Banco Mundial, declinado comentar nada respecto al proceso en curso.

“Trend” asegura que la empresa establecida para construir Nabucco, la filial de OMV Nabucco Gas Pipeline International GmbH, ha sido liquidada con unas pérdidas finales de 177 millones de euros.   Recientemente, al presentar sus resultados trimestrales, OMV ha anunciado que está desarrollando una estrategia para intensificar la cooperación en Rusia con el fin de compensar el retroceso de sus ingresos causado por el desplome de los precios del petróleo y por los cortes de producción en Libia y el Yemen, donde está presente.

A pesar de un aumento de la producción de petróleo, la facturación de OMV se redujo en el segundo trimestre de 2015 hasta los 5.726 millones de euros, un 38 por ciento menos que en el mismo periodo de 2014.

OMV ya firmó un memorándum con la compañía rusa Gazprom, así como con la holandesa Shell y la alemana E.ON para ampliar al doble de su capacidad actual el gasoducto Nord Stream, que une Rusia y Alemania por el fondo del de Marzo Báltico.

Por otro lado, el gigante ruso y la petrolera austríaca tienen un acuerdo para llevar juntos hasta el país alpino el gasoducto South Stream, que bombeará gas ruso a Europa a través del de Marzo Negro y los Balcanes, evitando así territorio ucraniano.