La planificación, una de las claves para el desarrollo

Almuerzo semanal del Grupo de Comunicaciones Corripio, con el señor Juan Ariel Jiménez Núñez Ministro de Economía Planificación y Desarrollo, señor Noel Bou Director de Gabinete, señora Celeste Silié Directora Ejecutiva del Centro Nacional de Fomento y Producción de las (ASFL), señor Juan Manuel Sontag Director General de Desarrollo Económico y Social y el señor Jaime Ariel Pérez Director Ejecutivo de la Unidad para el Fomento de la Investigación Económica y Social. Hoy/ Pedro Julio Sosa Paulino 13/11/2019
Almuerzo semanal del Grupo de Comunicaciones Corripio, con el señor Juan Ariel Jiménez Núñez Ministro de Economía Planificación y Desarrollo, señor Noel Bou Director de Gabinete, señora Celeste Silié Directora Ejecutiva del Centro Nacional de Fomento y Producción de las (ASFL), señor Juan Manuel Sontag Director General de Desarrollo Económico y Social y el señor Jaime Ariel Pérez Director Ejecutivo de la Unidad para el Fomento de la Investigación Económica y Social. Hoy/ Pedro Julio Sosa Paulino 13/11/2019

Para lograr que en República Dominicana el crecimiento económico sea sostenible hay que avanzar en dos áreas: planificación e institucionalidad.
El enunciado es del ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Juan Ariel Jiménez Núñez, quien afirmó que se le debe dar un rostro más humano al crecimiento de la economía.
El funcionario, que tiene cien días en el cargo, ofreció las declaraciones en el Almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio, donde expresó que, en la etapa de desarrollo que se encuentra el país, no va a ser tan fácil seguir mejorando los indicadores sociales si no se fortalece la planificación porque los recursos son cada vez más escasos.
“República Dominicana es un país que ha crecido, durante más de cuatro décadas, a una tasa promedio del PIB del 5%, lo cual es una muestra de la capacidad de la sociedad dominicana. Y en los últimos seis años de Gobierno ha sido de un 6.2%.
“Pero para poder hacer sostenible ese crecimiento, para llevar más calidad de vida a la población, debemos avanzar hacia la planificación”.
En cuanto a la institucionalidad Jiménez Ureña expresó que representa un reto importante, porque la población dominicana está cada vez más empoderada y consciente del rol que debe jugar en su proceso de autodeterminación.
En ese contexto dijo que la transparencia es la clave para el fortalecimiento institucional, y que desde el ministerio que dirige se desarrollan una serie de plataformas para que los ciudadanos tengan un acceso participativo en las políticas públicas.
“Por eso nuestro eslogan es un MEPyD abierto, colaborativo y transparente. Abierto porque tenemos que pasar de una población pasiva, receptora, a entes activos en el propio ciclo de políticas públicas.
“Cercano porque tenemos que trabajar con las personas, con los actores sociales; colaborativo porque el ministerio tiene que colaborar con las instituciones, y transformador porque el país todavía tiene muchos retos que requieren de mucha innovación.
Los ejes de un pacto fiscal. El ministro Jiménez Ureña también se refirió a la necesidad que tiene el país de establecer un pacto fiscal que permita mejorar las inversiones públicas.
En ese sentido dijo que los ejes de esa reforma deberían ser impuestos progresivos para que quienes tienen más ingresos paguen más que las personas con menos recursos, que el gasto público se enfoque en la población más envejeciente y en los niños, y que se tomen en cuenta los gobiernos locales para que las inversiones no se concentren en los núcleos urbanos y el desarrollo pueda ser más equitativo.
El economista expresó además que en esa reforma no debe faltar la revisión a las exenciones fiscales.
Al plantear que la economía por sí sola no genera una igualdad, y aún más si tiende a concentrarse en las zonas urbanas, enfatizó la importancia que tienen los gobiernos locales.
“Por eso tenemos que ver cuál es el rol de la política fiscal en cuanto a lo territorial, qué vamos a delegar en los municipios, cómo podemos hacer una inversión más equitativa, y también tenemos que ver qué elementos del desarrollo productivo vamos a cambiar”.
En cuanto a las exenciones fiscales que reciben varios sectores productivos explicó que se deben revisar, pero que la tendencia que se sigue en otros países es exigir a los beneficiados determinadas acciones que beneficien directamente a la población.
En cuanto a la inversión pública, a partir de la edad de la población, dijo que como en el país aumenta cada vez más la población envejeciente hay que tomar en cuenta ese segmento por su vulnerabilidad.
Sobre los infantes resaltó que “las estrategias de primera infancia son las que mayor rendimiento social tienen, invertir en los primeros cinco años de vida es de las mejores decisiones que puede tomar un país”.
Situación exterior. Jiménez Ureña consideró que las convulsiones sociales en varios países de América Latina, en reclamo de mejores condiciones de vida, hasta el momento no impactan a la economía de la República Dominicana, porque los principales socios comerciales son Estados Unidos, Canadá y Europa, cuya situación sociopolítica es distinta.
“El mayor reto será cómo la tensión geopolítica impacte en esos países, y en el caso de los Estados Unidos todavía no hay impacto en el mercado laboral y eso es positivo para el país”, expresó el economista.
Perfil del ministro
Juan Ariel Jiménez Núñez, de 34 años, fue nombrado en el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo en agosto pasado, pero antes fue viceministro de Políticas de Desarrollo, en el Ministerio de la Presidencia. Realizó una licenciatura en Economía en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, y una maestría en Administración Pública en el Desarrollo Internacional, en Harvard University. También realizó estudios de Economía Pública en London School of Economics.
Jiménez Núñez también trabajó, entre febrero del 2012 y abril del 2013, como subdirector de Asuntos Cambiarios en el Banco Central de la República Dominicana y Economista II en esa entidad.

Un proyecto de reforma a la SS
El ministro Juan Ariel Jiménez Ureña expresó que estuvo involucrado en la elaboración de un importante proyecto de ley sobre la seguridad social, mediante el cual 150,000 personas podrán afiliarse a los servicios de salud y de pensiones.
Esos ciudadanos, empleados privados y de entidades públicas descentralizadas, están fuera del sistema porque sus empleadores adeudan más de RD$ 200,000 millones a la seguridad social, de los cuales más del 90% son recargos y moras, refirió.
“Con ese proyecto se eliminan los recargos y las moras, no el capital porque no es una amnistía, para que las entidades se pongan al día con la seguridad social, a fin de afiliar a todos esos trabajadores.
“También se fortalece a la Tesorería de la Seguridad Social, primero dándole personalidad jurídica, porque parte de la evasión que se da en el sistema de seguridad social es porque no tiene capacidad coercitiva y está diseñada como un departamento del Consejo de la Seguridad Social”, destacó el funcionario en el encuentro.