La Plaza de Acho cumple 250 años

30_01_2016 HOY_SABADO_300116_ ¡Vivir!4 C

     Lima. – Levantada en el municipio limeño del Rímac, la plaza de toros de Acho, la más antigua de América y la tercera más longeva del mundo, cumple hoy 250 años sin saber quién organizará la feria de su cuarto de milenio y con la urgencia de restaurar sus instalaciones y el barrio que la rodea para recuperar su grandeza.   El coso fue inaugurado el 30 de enero de 1766 durante el virreinato de Manuel de Amat y Juniet y solo las plazas españolas de “La Ancianita” de Béjar (1667), en Salamanca, y “La Misericordia” (1764), en Zaragoza, son más antiguas que Acho.   El cartel de aquella primera corrida estaba compuesto por Pisi, Gallipavo y Maestro de España, los primeros de una larga lista de figuras mundiales que pasaron por su ruedo, como Juan Belmonte, Manuel Rodríguez “Manolete”, Antonio Ordóñez, Manuel Benítez “El Cordobés”, Francisco Rivera “Paquirri”, Julián López Escobar “El Juli” y Enrique Ponce.   El coso limeño se consagró con el tiempo como la más importante de las 56 plazas de toros que existen en Perú, un país con una larga tradición taurina en la que se celebran alrededor de 600 festejos taurinos al año, especialmente en la costa y en los Andes.   Acho experimentó una remodelación en 1945 que amplió su aforo de los 7 000 hasta los 13 000 espectadores .