La Policía egipcia afirma que la muerte de un manifestante hoy fue por error

El Cairo, (EFE).- La Policía egipcia pidió disculpas por la muerte de un manifestante registrada hoy durante una protesta frente a la sede del Consejo de Ministros y dijo que se trató de un error de uno de los camiones policiales que pasaban por la zona.

En declaraciones a la agencia de noticias oficial Mena, una fuente de seguridad del Ministerio del Interior negó que las fuerzas del orden intentasen dispersar una concentración en protesta contra la designación de Kamal Ganzuri como primer ministro frente al edificio del Gobierno, ubicado cerca de la plaza Tahrir. La fuente apuntó que varios camiones se dirigían a cambiar las guardias nocturnas de policías que custodiaban el Ministerio del Interior y sus alrededores cuando se vieron “sorprendidos” por manifestantes que les obligaron a detenerse.

Entonces, intentaron convencerles de que no querían disolver la protesta y al rato regresaron por la misma calle del Consejo de Ministros, la avenida de Kasr al Aini, donde un grupo de jóvenes comenzó a lanzar piedras contra los vehículos.

El Ministerio del Interior explicó que uno de los camiones embistió “por error” a uno de los jóvenes, por lo que expresó su “lamento y sentido pésame” a la familia del fallecido. Según la televisión egipcia, los choques estallaron cuando las fuerzas de seguridad pidieron a los manifestantes concentrados frente al Consejo de Ministros que retrocedieran y, en un momento dado, un vehículo policial dio marcha atrás y atropelló a dos ciudadanos, uno de los cuales murió y otro resultó herido.

Mientras tanto, el ambiente es tranquilo en la plaza Tahrir, donde siguen llegando manifestantes y decenas de voluntarios han limpiado los restos de la multitudinaria concentración que ayer exigió al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas que abandone el poder inmediatamente. Más de cuarenta personas han muerto desde que estallaron los choques entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes el pasado 19 de noviembre tras el desalojo por la fuerza de familiares de las víctimas de la revolución que habían acampado en la plaza Tahrir, lo que derivó en crecientes protestas contra el poder militar. EFE