La policía mata a un manifestante en un pueblo chií de Baréin

La policía mata a un manifestante en un pueblo chií de Baréin

La policía bareiní mató este martes a un manifestante cuando intervenía en una sentada de manifestantes chiíes en el pueblo de Isa Qasem, líder espiritual, informó una ONG, BIRD.

En un comunicado, el Bahrain Institute for Rights and Democracy (BIRD), con sede en Gran Bretaña, anunció «la muerte trágica de un manifestante pacífico en la represión» por un policía en la sentada de Diraz, donde hubo varios heridos según los testigos.

El ministerio de Interior bareiní había anunciado una operación de seguridad en Diraz para evacuar una sentada en la que se manifiestan, desde hace varios meses, los partidarios del jeque Isa Qasem, que acaba de ser condenado a un año de prisión en suspenso por colecta ilegal de fondos y blanqueo.

El lugar de la sentada «se convirtió en un refugio para las personas buscadas por cuestiones de seguridad y que huían de la justicia», añadió el ministerio en un breve comunicado publicado por la agencia oficial Bna.

Las fuerzas de seguridad reforzaron su presencia en Diraz, cerca de Manama, a la que aislaron por completo antes de iniciar su operación en el pueblo, según los habitantes.

Los partidarios del jeque Isa Qasem realizan una sentada permanente desde que se le retiró la nacionalidad bareiní en junio del año pasado. El ministerio de Interior lo acusó de haber «abusado de su posición para beneficiarse de intereses extranjeros (…) y haber incitado al sectarismo y a la violencia».

El pequeño reino de Baréin, sede de la Quinta Flota de Estados Unidos, está sacudido por manifestaciones esporádicas desde la represión en 2011 del movimiento de contestación impulsado por la mayoría chií. Esta reclama a la dinastía suní que haya una verdadera monarquía constitucional.

Las autoridades bareiníes niegan cualquier discriminación a los chiitas y denuncian regularmente «interferencias» del Irán chií en sus «asuntos internos».

Esta operación ocurre después de la visita a Riad del presidente estadounidense, Donald Trump, en la que se reunió, entre otros, con el rey de Baréin.

Durante su visita, Trump evitó mencionar la cuestión de los Derechos Humanos en el país y prefirió hablar de Irán, acusado de atizar los conflictos en la región.

Publicaciones Relacionadas