“La Política en el Siglo XXI, Arte, Mito o Ciencia” y las diversas teorías para entenderla mejor

“La Política en el Siglo XXI, Arte, Mito o Ciencia” y las diversas teorías para entenderla mejor

Rafael Santos, periodista y escritor.

“La Política en el Siglo XXI, Arte, Mito o Ciencia”, de los destacados intelectuales, Jaime Duran Ibarra y Santiago Nieto, el primero es un fino estratega político ecuatoriano, mientras que el segundo, mexicano, es un influyente y renombrado consultor, que además se ha forjado, según sus datos biográficos, al calor de los debates y los estudios a profundidad de los diversos sistemas políticos electorales de Latinoamérica.

Juntos han sido autores de importantes obras de gran trascendencia para el estudio de la política, entre ellos, “¿Y dónde está la gente?, Campañas y encuesta en la sociedad del presente extremo”, también “El Arte de Ganar, Como Usar el Ataque: Campañas Electorales Exitosas”, y este que ahora es objeto de nuestro presente análisis-critico- reflexivo, “La Política en el Siglo XXI, Arte, Mito o Ciencia”, entre otros temas que por razones de espacio y tiempo no tocaremos en lo inmediato.

Le podría interesar leer: Para combatir alta inflación bancos centrales siguen encareciendo precio del dinero

Desde nuestro punto de vista, el presente libro, es esencialmente pensando sobre las bases de lo que es la búsqueda, no del político ideal, como Azorín, en su célebre libro ya reflexionado por nosotros en uno de los capítulos anteriores, sino de algo más que el lector y a medida que navega en su interior, va descubriendo mediante informaciones muy bien elaborada y presentada al público lector.

Además de informar sobre las actuaciones de gran parte de los dirigentes y/o presidentes a los que de alguna manera los autores sirvieron para que resultaran triunfadores en sus respectivas naciones, estos dan pautas muy enriquecedoras para el mejor manejo de los que a través de la búsqueda de conocimientos, se decidan por la lectura de este interesante texto, el cual, repetimos, ha sido escrito única y exclusivamente para aprender política.

Sin embargo, los autores, y de manera sabia, no solo entran en detalles propio de lo que han sido sus experiencias con candidatos y/o dirigentes bajo sus tutelas, no, además, estos analizan desde sus diversas perspectivas, a otras destacadas figuras del ámbito mundial.

Santiago Nieto

Es justo decir, que dentro del presente libro se les dan pautas muy certeras sobre cómo deben manejarse quienes se dedican al tema de la política cuando tras la  búsqueda del poder se trata, tomando como ejemplo, los aciertos y desaciertos de algunas de las personalidades que estos dos colosos han asesorados.

También, y a modo de advertencia (o podría ser además como un sabio consejo), estos casi al inicio del libro, indican, que el mundo ha cambiado, y por lo tanto algunos continúan percibiendo que “también la gente sigue siendo tan obediente y manipulable como era en el pasado”, página 28.

Pues, la falta de una mejor orientación y el diseño de estrategias con valores morales y éticos, han llevado la práctica política a un sitial muy indecoroso, por lo que estos autores establecen, que “Cuando hablamos de política, aunque tratemos de parecer muy serios y alejados de las nimiedades de la vida cotidiana, seguimos intercambiando chismes”, página 33.

La pasada nota, es algo verdaderamente lastimoso y que algunos de los partidos y/o dirigentes o líderes tienen dentro de sus arsenales estratégicos, como una manera de contrarrestar posibles descréditos, lo que es una fea y malsana práctica que quita brillo al candidato o al mencionado líder.

Los dirigentes y/o líderes, deben tener presente, que “la capacidad de sistematizar y crear conocimientos es una de las grandes diferencias entre el ser humano pensante y los demás seres vivos”, página 35.

Estos deben cada vez más rodearse de entes que en vez de restar, les puedan sumar a sus propósitos, elementos sanos que contribuyan al debate y sobre todo al desarrollo de las ideas para la construcción de una mejor sociedad, teniendo muy presente, que “la mentalidad arcaica los aleja del sentido común de la gente”, página 63.

Además, otro de lo elemento de gran relevancia dentro del esquema de lo que son las estrategias políticas, es el accionar interno mismo de aquellos que se hacen llamar o son líderes, y es, que “Creerse demasiado sabio, es una señal de ignorancia”, página 67, pues “los mejores políticos no son aquellos que poseen poderes paranormales, sino aquellos que tienen la preparación necesaria para usar formas superiores de razonamiento” página 77.

“En una campaña moderna, el candidato no debe tomar decisiones usando argumentos de autoridad. Él es quien conduce el proceso, pero debe contar con una mesa estratégica que analice con herramientas científicas cuales son las mejores opciones para la campaña”, página 78, pues tal y como se reseña en el mismo párrafo, pero un poco más adelante “El buen candidato no se rodea de incondicionales, sino de personas capaces de pensar y discrepar”.

Refieren los destacados académicos, que “En la mayoría de los casos, los equipos de campañas se dedican a averiguar lo que dicen los otros candidatos y los periodistas, para polemizar con ellos”, página 82, un gran error, pues en nuestra jerga popular se dice, que con estos ultimo (periodistas) no se pelea, al contrario, se armoniza, pues, “Si quiere responder un ataque, a pesar de que eso le va a producir un daño, es dueño de hacerlo, pero debe conocer los costos políticos de sus pasiones”, página 99.

Dentro del libro, además, no podía faltar aunque de manera breve, el tema que juegan los trolls, que de acuerdo a lo encontrado en Wikipedia se define, como  “una persona con identidad desconocida que publica mensajes provocadores, irrelevantes, polémicos o fuera de tema en una comunidad en línea, como pueden ser un foro de discusión, sala de chat, comentarios de blog, o similar, con la principal intención de molestar o provocar una respuesta emocional negativa en los usuarios y lectores, con fines diversos, o, de otra manera, alterar la conversación normal en un tema de discusión, logrando que los mismos usuarios se enfaden y se enfrenten entre sí”.

A esta situación, los autores expresan que “Hay que tener cuenta que en la red se producen muchas desviaciones, participan muchas personas pagadas y aparecen los trolls (gente que publican mensajes provocadores, que no representan a nadie y se ganan la vida escribiendo basura). Es ridículo polemizar con ellos o estudiar sus opiniones”, página 100.

Quienes se dedican a esta noble práctica (la política) deben de entender, que esta “no es una lucha entre el bien y el mal, no parte ni pretende llegar a verdades inmutables, admite que hay distintas concepciones del mundo y creencias, ligadas a intereses que filtran posturas de los seres humanos en la lucha por el poder”, página 105.

De manera pues, que estamos ante un texto, en cuyas 383 páginas encontramos todo un manantial de ideas y recomendaciones, cuyos autores, han venido trabajando en todos y cada uno de los procesos políticos-electorales en donde a estos les han llamado para poner sus conocimientos de manifiesto al servicio de determinados líderes, dirigentes o partidos.

Finalmente, y aunque podríamos tomar más tiempo para hacer otras precisiones sobre este interesante libro, hemos decidido dejar cerrar este análisis-crítico-reflexivo, hasta aquí, con una importante nota establecida en la página 149, que dice, cito:

“Por otro lado, los políticos de la nueva época necesitan prepararse más que los antiguos. No es suficiente con que sean predicadores que declaran textos que aburren a la gente, sino que necesitan desarrollar sus propuestas usando herramientas modernas que son más complejas que la vieja oratoria”.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas