La rebelión en la granja morada

George Orwell escribió en 1945 una interesante obra titulada Rebelión en la Granja, en donde utilizaba a los animales para fortalecer sus sólidas críticas a los estados totalitarios que luego en su obra posterior, 1984, establecería un paradigma de la necesidad del hombre de su libertad, cuando era reprimida en los estados totalitarios en las décadas del 30 y del 40 del siglo pasado.

Hoy, en Dominicana, a más de 60 años de aquellas obras de Orwell, nos topamos con una serie de acontecimientos que ocurren a lo interno del PLD, destinados a poner en entredicho el liderazgo de quien es su presidente y líder, con el fin de ocasionar un fuerte estremecimiento para disminuir el liderazgo actual y procurar el resurgir o nacimiento de otros que guarda similitud a lo ocurrido en esa granja inglesa.

Existe una rebelión en la granja morada de peculiares consecuencias, cuando los que han externado desacuerdos con la actual dirección y ponen en entredicho el mismo, podrían toparse con lo que les ocurrió a los animales en esa obra de Orwell, pasado el momento de la euforia de la libertad y cayeron en cuenta de que carecían de una brújula para seguir en su entusiasta acción de liberarse de los humanos como amos.

Entonces, por querer sacudirse de un supuesto mal, cayeron en algo peor, ya que con la rebelión de los animales, un grupo de ellos, por creerse más inteligentes, asumieron el liderazgo en la granja que le habían arrebatado a los hombres, imponiendo decisiones esclavistas y opresoras con el culto a la personalidad en contubernio con sus antiguos amos, que habían sido los humanos.

La rebelión en evolución en la granja peledeísta apunta hacia un final parecido de la obra de Orwell por el descontento muy arraigado en el PLD. Esto fue estimulado por la maniobra del líder del partido cuando se agenció el apoyo de los grupos externos de otros partidos, mejor conocidos como tránsfugas, que hicieron coro al masivo respaldo, que en mayo le dio al PLD una holgada victoria al actual presidente dominicano. Una buena parte de esos adherentes coyunturales, disfrutan plenamente de las mieles del poder en detrimento de muchos peledeísta, que se creían con méritos y derechos de estar en un cargo público y con más derechos que los paracaidistas enganchados a gobiernistas de última generación.

El disgusto apunta hacia una labor de zapa mientras en el país se aposenta un descontento de la población en contra del Presidente por las causas de los apagones, de la inseguridad ciudadana, incremento del narcotráfico y las dependencias y vías públicas ciudadana, incremento del narcotráfico y las dependencias y vías públicas se caen a pedazos.

Con tal estado de efervescencia pretenden internamente formar un frente que le impida pensar en futuros procesos reeleccionistas.

Pero no se descartan novedosas maniobras electorales bajo la sombra de la Constitución reformada que sería aprobada en el transcurso del 2009.

La granja peledeísta está en ebullición cuando una buena parte de sus integrantes se han rebelado en contra del líder. Ojalá que esa desesperación por disfrutar de las mieles del poder no los lleve a convertir al PLD en un partido más del sistema político dominicano.