La recuperación de 2021 fue intensiva en empleos

La recuperación de 2021 fue intensiva en empleos

Arturo Martínez Moya

No pudieron ser mejores las cifras de nuestra economía a noviembre de 2021, las dio a conocer el gobernador del Banco Central la semana pasada. En lo que sigue analizo los datos relativos al crecimiento del PIB real y mercado laboral.

Uno, el acelerón de 13.1% del PIB real superó las expectativas, con ello sumó nueve meses (marzo-noviembre) de elevado crecimiento, y, como resultado, antes de finalizar el 2021, el país recuperó el 100% del PIB real que perdió durante el impacto de la pandemia en 2020.

Las razones del rápido avance son la fortaleza que exhibe el consumo de las familias e inversión de las empresas, hasta el punto de que la economía absorbió y superó la brecha negativa que abrió la pandemia en el uso de la capacidad de producción, no obstante, la inflación mundial que en toda parte desbordo el salario.

Para el Banco Central el PIB real cerró el 2021 con un crecimiento de 12%, uno de los mejores en América Latina, a lo que agrego, posiblemente más, porque basta con que conservadoramente en diciembre el PIB real haya aumentado menos de la mitad que noviembre, para sumando (y promediando) el PIB generado en los cuatro trimestres de 2021 (equivale al crecimiento interanual), se ubique entre 12.5 por ciento y 13%, lo que no tiene precedente en la historia económica del país.

Dos, el mayor consumo de los hogares lo explica, principalmente, el empleo, los registrados en la seguridad social sumaron 2,292,232 en noviembre de 2021, implica que la economía tardo 20 meses para recuperar las 603,081 plazas que se evaporaron desde que el volumen de afiliados se redujo a 1,689,151 en mayo 2020.

En efecto, la evolución de las cifras del mercado laboral nos dice que la rápida recuperación de la economía en 2021 fue intensiva en empleo, lo demuestra que son muy similares la tasa interanual de crecimiento del PIB real de 13.1% y la del empleo de 11.6% a noviembre 2021, lo que fue positivo, permitió que cientos de miles de trabajadores pudieran regresar a su puesto de trabajo.

Tres, entre enero y noviembre el salario nominal promedio aumento 7.6% y 7.7% la inflación acumulada, con un alza del salario real de -0.1%, es decir, menos que el crecimiento de 1.5% de la productividad aparente del trabajo (crecimiento del PIB menos crecimiento del empleo), con lo que el costo laboral real por unidad producida descendió 1.6% (aumento salario real menos productividad del trabajo).

Lo que en principio supone aumento de los beneficios de las empresas por unidad producida, y, como consecuencia, mayor participación en el PIB, pero no fue así, el Gobierno fue el que se benefició, aumento la recaudación de impuestos neto de subvenciones.

Y cuatro, el menor costo laboral real por unidad producida, que se interpreta como el precio que pago el trabajador para la rápida recuperación de la economía, es una de las explicaciones del crecimiento de 21.7 por ciento del valor de las exportaciones y 15% en volumen, ya que los precios (valores unitarios) aumentaron en torno a 7 por ciento.

No obstante, las importaciones superaron las exportaciones, en valor crecieron 69.7% y 58% el volumen descontando 12% en precio. Los datos de precios son de la Cepal.

El acelerón de 13.1 por ciento del PIB real superó las expectativas

El país recuperó el 100% del PIB real que perdió en 2020 por la pandemia

Según el Banco Central, el PIB real cerró el 2021 con un crecimiento de 12%

Publicaciones Relacionadas

Más leídas