La reelección madruga

Claro que es demasiado pronto para hablar de eso, o de siquiera insinuarlo, mucho menos en el caso del presidente  Danilo Medina, quien apenas inicia su segundo periodo de cuatro años luego de pasarse  por el forro ( perdonen la grosería, pero no hay mejor manera  de describir lo que ocurrió) la Constitución y la prohibición de la  reelección consecutiva. Pero es evidente que el tema está en las mentes de los peledeístas, particularmente de   los que se sentirían perjudicados ante la eventualidad de que el mandatario intente una tercera repostulación como es el caso de los seguidores del expresidente Leonel Fernández, entre los que hay gente que ya no está dispuesta  a seguir aguantando callada, mordiéndose la lengua, los embates y desconsideraciones del danilismo. Es el caso del exdirector de Aduanas Fernando Fernández, quien ha causado tremendo revuelo  con su advertencia de que “otra aventura reeleccionista” del presidente Medina sería la destrucción del PLD. El exfuncionario dice estar convencido de que el mandatario está trabajando para reelegirse, como lo demuestra el hecho, argumenta, de que ha duplicado las visitas sorpresa. ¿Solo por eso? Probablemente son mas las  “señales” de esos afanes continuistas  que Fernández, quien describió la amistad entre el expresidente Fernández y el presidente Medina como irreconciliable, olvidó o no se ocupó de citar. Pero no hace falta, pues solo hay que  observar  con atención los ires y venires del presidente  Medina, los énfasis de su gestión y, sobre todo, su providencialismo, ese  empeño de acercarse a la gente que sufre las carencias de una sociedad enferma de desigualdad para ofrecerle, como un ángel caído  del cielo,  las soluciones a sus problemas. Es verdad. Falta mucho  tiempo para hablar de un tema tan odioso y  que divide tanto, precisamente la razón por la cual los peledeístas deberían cuidarse de no tirar a la basura la  advertencia de Fernando Fernández.