La rehabilitación de viviendas, negocio de futuro

1/2
En materia de bienes raíces el negocio del futuro es la rehabilitación de viviendas antiguas o simplemente viejas.
Desde hace un tiempo atrás, en Santo Domingo, en varias de sus calles, discretamente, un reducido número de familias han vendido sus antiguas casonas y uno que otro pequeño edificio de apartamento a inversionistas que las remodelan y actualizan para poner negocios relacionados con el turismo y de otro tipo, y debo aclarar que no se trata de edificaciones de la época colonial con valores históricos auténticos, no, son casas construidas durante los años 20, 30 el 40 y hasta hace apenas veinte o treinta años.
Los valores invertidos a la fecha son desconocidos todavía, pero lo cierto es que se han gastado unos millones de pesos en remozar ventanas, puertas, pisos, en fin la estructura en general.
Es posible que en los próximos años esto se duplique en la industria de la construcción que ya ha iniciado la reconversión de antiguas casas en restaurantes, clínicas y otros.
La rehabilitación de edificios será un hecho muy común en República Dominicana, como lo es en Francia, España, Italia y otras naciones. Las perspectivas no pueden ser mejores.
El precio de los solares, el anuncio de las exigencias de las nuevas reglamentaciones del Ayuntamiento de Santo Domingo, que harán altamente costosos los suelos harán que la construcción de nuevas viviendas o edificaciones disminuyan considerablemente, porque será más económico rehabilitar lo viejo que construir nuevas obras.
Creo que los promotores de viviendas y las constructoras tendrán que ponerse a tono para actuar en este campo.