La reina Sofía encabeza ceremonia por víctimas 11-M

http://hoy.com.do/image/article/19/460x390/0/9D170C2B-B0DD-4860-8695-89776B2DEF98.jpeg

MADRID (AFP).- España rindió la noche del martes un primer homenaje religioso a los 201 muertos de la masacre terrorista de Madrid en una ceremonia multitudinaria celebrada en la catedral madrileña en presencia de la reina Sofía.

La misa, oficiada por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, comenzó a las 20H00 locales (19H00 GMT) en la catedral de La Almudena, donde está prevista la boda del príncipe Felipe, heredero de la corona, y su prometida, la ex periodista Letizia Ortiz, el 22 de mayo.

Además de la reina, vestida de luto, estaban presentes el vicepresidente primero del gobierno español, Rodrigo Rato, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón y la presidenta de la región autónoma de Madrid, Esperanza Aguirre.

Una treintena de embajadores asistieron a la ceremonia religiosa, en la cual participaron entre 3.500 y 4.000 personas, según fuentes del arzobispado, en gran parte familiares de víctimas de los atentados del 11 de marzo.

A esa misma hora, en Alcalá de Henares, ciudad mártir 35 km al noroeste de Madrid de donde el 11 de marzo partieron los cuatro “trenes de la muerte”, se celebraba una manifestación de repulsa a los ataques, en que murieron más de 30 alcalaínos.

Bajo el lema “con las víctimas, con la Constitución, por la derrota del terrorismo”, varios miles de personas marcharon en silencio hasta la plaza central, cerca de la casa natal de Miguel de Cervantes.

Los funerales de Estado tendrán lugar el próximo día 24 y probablemente estarán presididos por los reyes de España, Juan Carlos y Sofía, anunciaron fuentes oficiales.

Con la confirmación de la muerte de un ciudadano brasileño y una ecuatoriana se eleva a 19 el balance de latinoamericanos fallecidos en los atentados de Madrid.

Fuentes de la embajada colombiana informaron que uno de sus dos nacionales de los que no se tenían noticias tras los atentados, apareció en las últimas horas, pero su compatriota Marta Cecilia Torres Ortega sigue desaparecida.

Mientras tanto, las investigaciones seguían avanzando y apuntan cada vez más a la red terrorista Al Qaida. Según el diario El País, la policía cree haber identificado a seis marroquíes como autores materiales de los ataques que además de 201 muertos causaron 1.500 heridos. Cinco de ellos están prófugos.

El sexto sería Jamal Zugam, uno de los cinco sospechosos -tres marroquíes y dos indios- detenidos el sábado en la capital española, que fue reconocido por dos pasajeros de uno de los trenes en que los terroristas colocaron más de 10 bombas.

Los investigadores consideran “auténtica” la cinta de vídeo en la que Al Qaida reivindicó los atentados que justificó en el apoyo del presidente de gobierno saliente, el conservador José María Aznar al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, en la invasión de Irak.

Un argelino, cuya identidad no fue divulgada, y que estaría vinculado con el ataque, fue detenido en San Sebastián (País Vasco, norte).

El futuro gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, vencedor inesperado de las elecciones generales del domingo, que desbancaron del poder al Partido Popular (PP, derecha), asumirá dentro de varias semanas. Hasta entonces, las investigaciones seguirán en manos del gobierno de Aznar, acusado de “manipulación y ocultación” de informaciones que fortalecían la pista islámica en detrimento de ETA, porque no le convenía electoralmente.

El director del diario El Periódico, de Barcelona, Antonio Franco, denunció el martes que el día del atentado, Aznar presionó personalmente a varios directores de medios de comunicación para que insistieran en que la banda separatista armada vasca era “sin lugar a dudas” autora de la matanza.

Trabajadores de los medios de comunicación que dependen del gobierno, Radio Televisión Española (RTVE) y la agencia EFE, denunciaron en las últimas 48 horas la “manipulación informativa” de sus empresas tras la masacre terrorista.

“Hemos hecho un trabajo profesional”, dijo a la AFP la jefa de prensa de RTVE, Teresa Alfagema, negando las acusaciones.

A un año de la “Cumbre de las Azores”, durante la cual Bush, Aznar y el primer ministro británico Tony Blair, lanzaron una declaración de guerra a Irak, Zapatero anunció la vuelta a casa de los 1.300 soldados españoles de la brigada “Plus Ultra” si no hay un mandato de la ONU antes del 30 de junio.

El portavoz del Ejecutivo saliente, Eduardo Zaplana, calificó la decisión de Zapatero de “error”.

La retirada de las tropas españolas coloca en una delicada situación a los 1.100 soldados de Honduras, El Salvador, Nicaragua y República Dominicana, también desplegados en Diwaniya y Nayaf.

Mientras en el Salvador, la retirada o no de tropas se convirtió en tema de campaña presidencial, en Honduras, el gobierno indicó que “por ahora” no tiene intenciones de ampliar sus tropas en el país árabe.