La Reserva Federal está preocupada por inflación

http://hoy.com.do/image/article/336/460x390/0/A0BE4150-DE0F-4A5A-B820-9CB45CA9BE2F.jpeg

WASHINGTON
AFP.-
El presidente de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, Ben Bernanke, pareció excluir el martes toda posibilidad de bajar tasas a corto plazo, advirtiendo sobre “un aumento indeseado de la inflación”, con lo que se derribaron los mercados, ya fragilizados por temores sobre los bancos.

 “Ayudar los mercados a volver a un funcionamiento más normal seguirá siendo una prioridad de la Reserva Federal”, aseguró Bernanke, mientras las bolsas mundiales sufren fuertes turbulencias.

 “Estamos pasando por un período duro, pero “nuestra economía crece”, repitió al mismo tiempo el presidente George W. Bush en una conferencia de prensa. “Podemos tener confianza en los fundamentos a largo plazo de nuestra economía”, añadió.

 Bernanke, en su discurso semestral ante el Congreso, pronunciado pocos días después de que la Fed y el Tesoro acudieran en auxilio de los gigantes del financiamiento hipotecario Fannie Mac y Freddie Mae, expresó que “en general, un crecimiento económico sano depende de mercados financieros que funcionen bien”.

 El presidente de la Fed destacó que numerosos mercados e instituciones financieras “permanecen bajo fuerte presión” debido principalmente a que “las perspectivas económicas y la calidad del crédito siguen siendo inciertas”.

 Pero lo esencial de su discurso lo dedicó a la situación económica y a la dificultad de evaluar las presiones inflacionarias.

 Por un lado, anunció que el Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) de la Fed había corregido fuertemente al alza sus previsiones de crecimiento para este año, que debería quedar entre 1,0% y 1,6%, en lugar del 0,3% a 1,2% previsto en abril.

 Esto supone sin embargo un crecimiento “notablemente” por debajo del ritmo habitual de la economía estadounidense, subrayó Bernanke. Pero la principal economía mundial escaparía así de la recesión.

 Al mismo tiempo, el FOMC corrigió fuertemente al alza sus previsiones de inflación para 2008, en una franja de entre 3,8% y 4,2% (contra 3,1% a 3,4% previstos antes). Pero la previsión de la inflación priorizada tácitamente por la Fed, la llamada “de base” (que excluye alimentación y energía) permaneció inalterada entre 2,2% y 2,4%.

 “Una responsabilidad crucial de los gobernadores del banco central es impedir que se instale el proceso” en el cual la gente espera una inflación mayor por mucho tiempo, subrayó Bernanke.

 Esto podría influenciar la fijación de los precios y salarios, llevando a “un aumento indeseado de la inflación a largo plazo”, añadió.

 “A la luz del aumento de los riesgos de inflación, debemos estar particularmente atentos a toda señal (…) de que el impulso inflacionario proveniente de los precios de las materias primas parece instalarse en el proceso de fijación de precios y salarios”, precisó.

 Los mercados esperaban con ansiedad este discurso para descifrar las intenciones del banco central sobre su tasa rectora, actualmente fijada en 2%.

 Los temores expresados por Bernanke sobre la inflación, así como la recuperación de un prudente optimismo sobre el crecimiento, no deben sugerir nuevas medidas de flexibilización monetaria, según analistas.

 En cuanto al crecimiento, Bernanke estimó que se iba a “acelerar en el curso de los dos próximos años”. Según las previsiones de la Fed, debe quedar entre 2,0% y 2,8% el año próximo y entre 2,5% y 3% en 2010.

  Niega revelar monto de salvamento

 El secretario del Tesoro  de Estados Unidos, Henry Paulson, se negó el martes a revelar el monto del plan de salvamento de los gigantes del refinanciamiento hipotecario Fannie Mae y Freddie Mac, alegando la “dificultad” de determinar la dimensión del crédito necesario.  El plan elaborado durante el fin de semana prevé un aumento temporario, durante dieciocho meses, de la línea de crédito de 2.250 millones de dólares concedida por el Tesoro a los organismos de refinanciamiento hipotecario, recordó Paulson.  El plan, que requiere la aprobación del Congreso, prevé asimismo autorizar al Tesoro a comprar si fuera necesario, partes de ambas empresas.

 La Fed y el Departamento del Tesoro anunciaron el domingo un plan de salvamento de Fannie Mae y de Freddie Mac.