La revista de vehículos (2 de 2)

JOSÉ R. MARTÍNEZ BURGOS
En cuanto a la inspección técnica de los vehículos, ésta debería consistir, por lo menos, en revisar las siguientes partes de los vehículos:
1. Chequeo de los frenos de ambos ejes y determinación de la fuerza de frenado entre las ruedas de un mismo eje.

2. Revisión de los mecanismos de dirección, incluyendo la determinación de las posibles holguras en la dirección abarcando todos sus elementos.

2. Comprobación del estado de los neumáticos.

4. Alineación horizontal y vertical de las luces altas y bajas (largo alcance y pequeño), así como la inclinación e intensidad del haz luminoso y luces direccionales y de emergencia.

5. Alineación de las ruedas directrices delanteras y la convergencia de sus ruedas.

6. Comprobación en la parte baja del vehículo de posibles roturas, corrosión del bastidor y la carrocería en general y de aquellas piezas que afectan la rigidez del vehículo, así como las condiciones del tanque de combustible, depósito del líquido del guía, el silenciador y el tubo de escape, etc.

7. Funcionamiento de las puertas, cierres, ventanillas, anclaje de los asientos, cinturones de seguridad, el espejo retrovisor, etc.

8. Existencia de placas (muchos vehículos transitan sin éstas y sin estar renovadas) y matrículas, condiciones del limpiaparabrisas y otros espejos que ayudan a la conducción.

9. Crear el control de emisión de gases, midiendo el porcentaje del CO. Esta medida debe ser tomada cuanto antes para evitar la contaminación ambiental, ya que existen zonas en Santo Domingo sobre saturadas, según un informe recientemente publicado.

Este punto No.9 es necesario sea implementado cuanto antes, pues la contaminación no sólo se refiere a los gases que expulsa el vehículo durante su funcionamiento, sino a todo tipo de contaminación, como por ejemplo los desperdicios que conductores y pasajeros arrojan por las ventanillas, especialmente colillas de cigarrillos que son causantes de los incendios forestales, los derrames de aceite usado, los ruidos innecesarios producidos por el toque indiscriminado de la bocina, el combustible no quemado arrojado al suelo por los vehículos que usan diesel, el humo que sale por los tubos de escape en mal estado o por no estar a punto el motor del vehículo, etc.

Otra prueba importante que debe ser incluida en la Revista de Vehículos es la que debe contemplar el estado de los neumáticos o gomas, pues aquí no se observa y es un detalle muy importante y de capital importancia para la seguridad de los viajeros y pasajeros que utilizan los vehículos del servicio público en las ciudades, esto es, debe ser medida la profundidad del dibujo mínimo de todo neumático que debe ser de 1.6 milímetros para considerarse en buenas condiciones, pues una llanta con menos de esta profundidad es altamente peligrosa rodando bajo una lluvia o en un pavimento mojado, pues no está en condiciones de evacuar el agua y puede producirse la pérdida del control de la dirección y los frenos del carro, pues cuando esto sucede el vehículo pierde el contacto con el pavimento, es decir, flota sobre el agua y las consecuencias son desastrosas.

Estas son sólo algunas sugerencias que deben ser tomadas en cuenta para evitar pérdidas de vidas y lesionados. Existen otras más, que por falta de espacio no detallamos.