La saga de Héctor Valdez

En momentos de gravísimo percance económico planetario, y perdiendo el sector de la construcción 600 mil empleos (Hoy, 18-05-09), el gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu, sosegó al sector empresarial anunciado el 25 de mayo último, liberar RD$19,697 mm dirigidos a la industria de la construcción y las mipymes.

Valdez Albizu diseñó en el conjunto de medidas auxiliares de la economía dominicana, abatida por los círculos concéntricos foráneos, reducir el coeficiente del encaje legal del sector bancario de 20% a 17.5%, flexibilizando el crédito, soporte sine qua nom del movimiento económico hacia el dinamismo.

El desglose de la nueva cartera crediticia implementada por Valdez Albizu es dirigida en RD$2,014 mm pendientes de desembolso, RD$5,486 mm al sector privado, RD$6,131 mm a viviendas económicas RD$1,533 mm a Promipyme, RD$233 mm a bancos de ahorro y crédito, y RD$45 mm a corporaciones de crédito.

El director de Impuestos Internos, Juan Hernández, estudia si la canalización de anular impuestos a los insumos debe dirigirse hacia los constructores o hacia los compradores de materiales de construcción, para que el impacto produzca resultados más amplios y profundos, acoplando así la disposición del Banco Central.

La Junta Monetaria congeló la tasa de interés a la vivienda hasta los RD$6 mm, para beneficiar así a la maltrecha clase  media con graves dificultades para adquirir un inmueble, en egresos obligatorios que comprometan un por ciento razonable de sus ingresos brutos.

Son alternativas laudables en épocas mundialmente aciagas para la economía, en circunstancias en que los ingresos han caído en el primer cuatrimestre en RD$19,797 mm y se procuran US$1,000 mm en el FMI para sostener la economía, que se pronostica este año decrecerá en un 1% contra un 5% de 2008.