La salud de Amable

VICTOR GULIAS
Dicen que es en la cama y en la cárcel donde se conocen los amigos. Eso lo está comprobando, para satisfacción suya, el dirigente reformista y Secretario General de la Liga Municipal Dominicana (LMD), Amable Aristy Castro, quien se recupera de una miningitis, en un prestigioso Centro de Salud de esta Capital.

En efecto, son cientos y cientos las personas de todos los estratos sociales, quienes se han interesado por su estado de salud y son miles los que a diario nos unimos en oración por su pronta, completa y total recuperación, lo que nos permite valorar hasta dónde ha calado la figura y obra del carismático líder reformista higüeyano.

Altos dirigentes políticos de todos los partidos, comunicadores, empresarios, funcionarios, síndicos, senadores, diputados, amigos, familiares, gente de las bases reformistas, hombres y mujeres del pueblo, se han acercado al Centro de Medicina Avanzada doctor Abel González, para dejar constancia de su amistad y solidaridad con Aristy Castro.

Y a su lado, a toda hora, su amada familia, unida, con fe, atendiendo al padre bueno, al conductor firme, al ejemplo de esfuerzo y dedicación. Su abnegada esposa, Doña Andrea Cedeño de Aristy, sus hijos Karina (Síndica de Higüey), Onabel, Jenny y Amable Miguel, y otros parientes, funcionarios y empleados de la LMD y gente cercanas a él, velan, día y noche, por su recuperación.

De la firmeza y el tesón del dirigente reformista, pueden dar testimonio muchos que han podido oír de sus propios labios frases tales como “me quiero ir a mi casa”, “deseo incorporarme ya a mi trabajo en favor de los ayuntamientos”, o “me hacen falta las actividades políticas junto al pueblo”. A pesar de lo delicado que estuvo, Amable, se mantiene enterado de los sucesos del país y pide a diario la prensa.

Aunque las visitas están restringidas por razones obvias, son muchos los que desearían verlo pero, en el segundo piso de la Clínica, se ha abierto un Libro de Visitantes, donde se han estampado decenas y decenas de firmas de amigos, relacionados, seguidores y simpatizantes que se interesan por el prometedor dirigente político, a quien muchos ven la Providencia ha querido reservar para altas tareas en beneficio del pueblo dominicano.

Amable ha estado, en todo momento, sereno, tranquilo, agarrado de Dios y en comunicación espiritual con su protectora la Virgen de La Altagracia, a quien confía su vida y su salud y quien ha intercedido por su pronta mejoría.

En estos duros momentos de nuevas pruebas, es donde se templa el espíritu, se define la fe, se demuestra reciedumbre, dignidad y hombría y, sobre todo, es el momento en que el ser humano tiene que hacer uso de toda su fuerza espiritual, para superar las dificultades y sanar. Eso hace Amable Aristy Castro, con la ayuda de un excelente equipo médico y con el esmerado cuidado de enfermeras, intensivistas y personal de apoyo que le asiste.

La salud del querido dirigente reformista se recuperará a plenitud, con Dios y la Vírgen y pronto lo volveremos a ver luchando por seguir dando lo mejor de sí, en beneficio de este pueblo dominicano que él tanto quiere.