La sexualidad de hoy ¿abierta… irreverente…?

A1

Es evidente que tanto la sexualidad como la forma de manifestarla han cambiado.
En tiempos atrás, generalmente la sociedad no mostraba tolerancia ni respeto hacia diversos tipos de relaciones, cuya diversidad sexual los hacía diferentes a los patrones establecidos. Sin embargo, en la actualidad existe una aceptación notable en cuanto a estos temas se refiere.
Dicha aceptación ha calado a tal nivel que hasta aquellos canales cuyo contenido está enfocado principalmente para un público infantil se ha sumado a esta tendencia.
Nos referimos a Disney, el cual ha causado revuelo con su último estreno del remake La Bella y la Bestia -tanto a favor como en contra- al romper prácticamente con la censura a la homosexualidad en su portafolio de trabajo. El estudio ha incluido en esta película un personaje del colectivo LGBT.
En esta versión de “La Bella y la Bestia”, cuyo director, Bill Condon, denominó como un “momento gay” la interacción entre LeFou (gay) y su jefe, ha causado polémica a nivel mundial y sin embargo se ha posicionado como una de las más taquilleras en la historia de Walt Disney Pictures.
Los partidarios de la inclusión de la homosexualidad en la pantalla grande saludan la iniciativa, aunque entienden que el paso ha sido muy pequeño. De su lado, quienes difieren sobre las diferentes orientaciones sexuales rechazan que una película ideada en sus inicios para niños incluya este tipo de escena en el celuloide.
Definición. La socióloga Magaly Caram define la diversidad sexual como las diferentes maneras de orientar el deseo erótico–afectivo, así como también las distintas formas en que las personas se identifican y se sienten respecto de su cuerpo y todas las diferentes formas de expresar y vivir la sexualidad.
Caram explica que las diversidades son los diferentes sentimientos, prácticas y creencias que regulan la expresión sexual entre las personas en las distintas culturas del mundo. Son manifestaciones sexuales y prácticas no heterosexuales.
Manifestaciones. El sociólogo y catedrático Celedonio Jiménez entiende que muchas de las manifestaciones que se observan en la actualidad en cuanto a la diversidad y comportamiento sexual, encuentran algunas de sus explicaciones en los cambios que se producen en la sociedad.
Asegura que la sociedad global y la sociedad dominicana (hasta cierto punto) han venido caminando en una dirección en la que son importantes los valores, la flexibilidad, relatividad y tolerancia. Esto ha influido en los procesos de modificación de ciertas conductas y costumbres. Hoy, universalmente, se proclama el respeto a los derechos humanos, y dentro de estos se consigna el respeto a derechos sexuales tales como la homosexualidad y el lesbianismo. No obstante -señala el sociólogo- el avance de las diversas orientaciones y la diversidad sexual, sigue siendo un hecho complejo. Un fenómeno que se torna más intrincado en la medida en que se le ponen grandes resistencias, en la que no es aceptado ni asumido por la mayoría poblacional.
“En la actualidad cada vez más se exhiben, tanto en el cine como en la televisión, escenas de homosexualidad y de lesbianismo. A nuestro modo de ver este incremento puede obedecer a los propósitos de ir logrando que dicha práctica se asuma como un acto común y natural, y de ir extinguiendo, con su repetición, las actitudes homofóbicas”, entiende el sociólogo.
Hablar con los niños. La psicóloga Lorraine Isa asegura que hablar sobre homosexualidad, explicar a los niños lo que desde ya ven en las calles, escuelas, televisión, no los convierte en homosexuales.
“Hablar a los niños sobre la base del respeto a la diversidad, a las diferencias, a la humanidad, no los hace homosexuales, los hace personas con valores para aceptar y amar al otro en lugar de hacerlo sentir excluido y repudiado”, especifica Isa.
Los niños necesitan ser educados con la verdad, con valores, con amor que puedan expender y les permitan ser nobles y solidarios, incluso con personas que probablemente no decidieron el curso de su orientación sexual, con personas que son diferentes a ellos, concluye la psicóloga