La sociedad de ahora y qué debemos hacer

(3ra. parte)
Da pena que tengamos que importar leche con tan buenos prados y ganadería que posee este país, es necesario incentivar todo lo referente a la agricultura, ganadería y pecuaria general, para que surjan nuevas industrias agroalimentarias que puedan abastecer el país, exportar y obtener las divisas que requerimos para la obtención de aquellos rubros, que somos todavía incapaces de producir. Es necesario, también, fortalecer el sistema financiero nacional si queremos una economía sana y un sistema financiero estable con un comercio dinámico y una industria vigorosa y confiable.
Todas las estructuras de las instituciones públicas del país necesitan ser reformadas o modificadas a tenor de los nuevos tiempos, la actualización de las mismas es condición altamente necesaria para que el país funcione correctamente y pueda incorporarse al mundo de los negocios y podamos tener un Estado moderno. Se impone una democracia dirigida por hombres capacitados, consagrados al trabajo por la Patria y dispuestos al sacrificio por ella. En conclusión creo que es deber de todo dominicano poner todo su empeño, todos sus conocimientos y su dedicación en cualquiera de las actividades de la vida nacional que les toque participar.
No podemos desmayar y estar presentes cuantas veces el país demande, no importa las circunstancias, si queremos que nuestros hijos y nuestros nietos disfruten de paz, concordia y bienestar. Por tanto, todos los dominicanos conscientes deben integrarse a la vida política nacional, si no quieren lamentarse en el futuro de males mayores. Exhortamos que trabajemos en los valores y principios en los que fuimos educados y pasar los mismos como herencia a nuestras familias.
El asunto no es criticar, sino participar e influir para tener lo mejor dirigiendo la nación.