La solidaridad y el arte descansan en otomán

El otomán tiene doble funcionalidad, porque, a la vez que sirve para sentarse, descansar y poner los pies en alto, también se utiliza como elemento decorativo. Por eso, además de colocarlo junto a un mueble o a una cama, también lo puedes usar en baños, terrazas, en un rincón u otro espacio de la casa donde armonice con el ambiente general y en el que pones libros, una lámpara, flores, la bandeja del té o del café, o algún objeto de adorno.

Pero esa pequeña tarima tiene un alto valor agregado cuando es intervenido por un artista de renombre que ha dejado plasmado en él su creatividad, porque, además de todo lo indicado, se convierte en una pieza de colección.

Eso es lo que han hecho más de 60 pintores dominicanos quienes han montado su arte en un otomán, hecho en tela, y de este modo han creado la materia prima para la Cuarta Subasta Anual “Arte Dominicano” que organiza la Fundación De Corazón a Corazón que preside Mariela Vicini y que tendrá lugar el 11 de noviembre, a las 6:30 p.m. en el Garden Tent del hotel El Embajador.

Cada uno de los pintores ha creado una pieza única, en la que ha dejado plasmado su estilo y su técnica. Así, cuando observamos el conjunto, vemos una amalgama de temas que van desde el paisaje, hasta el arte abstracto; no faltan las flores, el ambiente marino, los rostros, las líneas y figuras geométricas, los animales y hasta los motivos religiosos están presentes, incluyendo a Jesús y al papa Francisco como figuras centrales.

Hay otomanes para todos los gustos desde los más tradicionales hasta los más modernos y contemporáneos. En cuanto a los colores, predominan las diversas gamas del azul, desde la más tenue hasta el más encendido.

El rojo, el mamey, el negro, el gris y en algunos se observa una exquisita combinación de tonalidades. Cada artista se ha esmerado para que los adquirientes de sus obras se lleven una valiosa joya además de que habrán contribuido con una fundación que centra su accionar en adultos y niños más vulnerables de la región Este del país, con quienes trabaja a través del programa Una mano amiga, UMA.

De ese modo darán su apoyo a la “Escuela de oficios” que instruye a adultos graduados de las clases de alfabetización “Soy de letras”, así como también contribuir y seguir con las clases a los 102 niños de alto riesgo, residentes en las zonas de Bayahíbe, Villa Padre Nuestro, Benerito, La Romana y El Limón, que participan en programas y clases de alfabetización, inglés, pintura, música, costura, joyería, panadería, y otros que imparte la Fundación, con la misión de mejorar la calidad de vida y posibilidades de desarrollo de los beneficiados.

ZOOM

Sobre la subasta

Este es la cuarta vez que la Fundación “De Corazón a Corazón” realiza su subasta con piezas no tradicionales que son intervenidas por artistas de la plástica. En el primer año los objetos trabajados fueron cajas de cigarros; luego, el arte se trasladó a los troncos y el año pasado fueron pintados óvulos hechos en resina.

La labor de curaduría es de Mildred Canahuate; los comentarios del crítico de arte Abil Peralta Agüero y conducción de la subasta está a cargo de Gamal Michelén.
Este año también serán subastadas una butaca pintada por el pintor Rafael de Lemos y una botella de edición especial de Chivas Regal “The Icon”, botella única en el país que fue donada por Pernod Ricard.