La tecnología aleja a jóvenes de lectura de libros impresos, afirman libreros

Artemio Ñañez%2c Perú

“Una maleta llena de libros” es el nombre del coloquio en que participaron libreros de Puerto Rico, Perú y Cuba, que vienen cada año a la XIX Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2016. El título, aunque se queda corto en cuanto a cantidad, refleja la realidad que viven quienes han asumido la venta de libros como oficio.

Los exponentes, Eva Dumenigo, José de Jesús y Artemio Ñañez, coincidieron en que sus maletas llegan con más libros que ropa y que la razón de regresar cada año al evento de la cultura de República Dominicana se debe la hospitalidad de su gente.

Los libreros hablaron acerca de las dificultades a las que se enfrentan en la actualidad con la tecnología, las grandes empresas que ofrecen todo en uno (comida, ropa, libros…), así como el poco hábito de lectura que tienen los jóvenes en el mundo.

El peruano Artemio Ñañez afirmó que se ha especializado en los libros de niños, pues entiende que resulta más fácil tener un encuentro directo con la lectura y crear un hábito cuando se es el más pequeño de la casa.

En ese sentido, la cubana Eva Dumenigo hizo un llamado a los jóvenes que asistieron al evento realizado en el Salón de Conferencias de la Feria del Libro, que se celebra en la Plaza de la Cultura Juan Pablo Duarte, a que descubran el mundo de conocimiento al que pueden tener acceso gracias a los libros.

El puertorriqueño José de Jesús le secundó e invitó a los jóvenes a ser patrocinadores de la Feria Internacional del Libro Santo Domingo comprando libros. En sus palabras, esta es la feria más grande del Caribe y la única que es abierta al público.

Jesús además afirmó que la crisis que atraviesa la industria editorial en el mundo ha influido en que “La isla estrella”, como es conocido actualmente Puerto Rico, solo queden cuatro o cinco librerías abiertas un hecho que calificó como lamentable.

Los libreros, que participan desde hace una década en la XIX Feria Internacional del Libro Santo Domingo, afirmaron que este evento se diferencia de otros países por la sencillez de sus stands y la calidez de los dominicanos.

El coloquio con los escritores extranjeros fue parte de la variedad de actividades que se desarrollaron este martes en la FILSD 2016, que concluirá el próximo domingo 2 de octubre.