La transmisión vertical del VIH: evitar que la madre contagie a su hijo

http://hoy.com.do/image/article/8/460x390/0/DEE6C048-FA48-438D-9786-AB911DA57220.jpeg

El contagio del Virus de la Inmunodeficiencia Humana desde una mujer infectada al hijo que lleva en sus entrañas, o transmisión vertical del VIH, es la fuente más significativa de infección por el VIH en niños menores de 10 años, sendo responsable de más de un millón de casos de SIDA pediátrico a nivel mundial.

Esta forma de transmisión está mediada por muchos factores, entre ellos los económicos y sociales, por lo que las posibilidades de que una mujer embarazada pase el virus a su hijo varía de una región a otra del mundo: en países desarrollados el riesgo es de 20 por ciento y en países en desarrollo es de 35 por ciento, en promedio. En el Caribe se estima que existe un 24 por ciento de posibilidad de que una embarazada transmita el virus a su criatura.

En nuestro país, la principal forma de transmisión del VIH es por relaciones heterosexuales, por lo que, la probabilidad de infección en mujeres en edad reproductiva es muy alta y por consiguiente el riesgo de transmisión de madre a hijo también lo es.

De acuerdo a datos del Sistema de Vigilancia del VIH de la Secretaria de Salud Pública, en los últimos 10 la proporción de embarazadas viviendo con VIH en República Dominicana ha oscilado entre 2.4 y 8 por ciento. Según estimaciones, se espera que cada año asistan a los servicios de salud públicos unas 2,500 embarazadas positivas al VIH.

[b]LAS VÍAS DE TRANSMISIÓN[/b]

La transmisión vertical puede ocurrir en tres momentos diferentes:

Durante el embarazo. La infección intraútero es responsable del 30 al 50 por ciento de los casos.

Durante el parto. Del 50 al 60 por ciento de los casos ocurre durantes la labor de parto. Por exposición directa del niño a la sangre y secreciones uterinas de la madre. La terminación del embarazo mediante operación cesárea reduce la posibilidad de que la transmisión ocurra.

Durante la lactancia. Hasta el 20 por ciento de los lactantes nacidos de madres VIH positivas pueden contraer el virus a través de la leche materna. Como medida para evitar esta forma de contagio, se ha introducido la alimentación de reemplazo por medio de fórmulas maternizadas.

La cesárea electiva y la evitación de la lactancia materna son intervenciones que se practican habitualmente en los países desarrollados para reducir la transmisión vertical del VIH, no obstante, debido a las limitaciones de tipo económico, en países en desarrollo no siempre se pueden implementar. La alimentación de reemplazo, por ejemplo, puede resultar inviable por el alto costo que tienen las fórmulas infantiles en los países pobres.

[b]RESPUESTA AL PROBLEMA[/b]

Las acciones para reducir la transmisión vertical del VIH empezaron a implementarse en los centros de salud del país en el año 2000 como un proyecto piloto y en el 2001 se extiende a nueve provincias. En el 2002, este proyecto se convierte en el Programa Nacional de Reducción de la Transmisión Vertical del VIH de la Secretaría de Salud Pública, ampliándose su cobertura a 32 provincias.

El programa se desarrolla a través de las siguientes áreas estratégicas:

Educación sexual en adolescentes y jóvenes.

Prevención de la Infección por el VIH en mujeres sexualmente activas, mediante la promoción de una sexualidad responsable.

Prevención de los embarazos en mujeres sexualmente activas positivas al VIH o que ya han desarrollado el SIDA.

Reducción de la transmisión vertical mediante acciones específicas: consejería pre y post prueba; administración de un medicamento antirretroviral, la nevirapine, a la madre y al niño; realización de cesárea; negociación de alimentación de reemplazo para los recién nacidos de madres seropositivas y con SIDA y el seguimiento de las madres y sus hijos.

[b]PRUEBA DE VIH EN EL EMBARAZO[/b]

Mientras más precozmente se detecte la infección por el VIH en una embarazada, mayor es la ayuda que el sistema de salud puede prestarle para evitar que su hijo se afecte. Esta es la razón por la que se le recomienda a toda mujer embarazada realizarse una prueba de VIH en su primer chequeo médico.

La indicación de esta prueba debe ser precedida de una sesión de consejería donde se oriente a la embarazada y se despejen todas sus dudas sobre la transmisión del VIH en el embarazo. El resultado de la prueba, independientemente de si es negativo o positivo, también debe ser ofrecido en una sesión de consejería por un personal de salud capacitado.

En el caso de tratarse de una embarazada seropositiva, la consejería se convierte en un proceso para ayudarle a sobrellevar las tensiones y para brindarle apoyo en la toma de decisiones personales que le permitan convivir y enfrentar la enfermedad de la forma más funcional posible.

[b]CENTROS DE SALUD DONDE FUNCIONA EL PROGRAMA DE REDUCCIÓN DE LA TRANSMISIÓN VERTICAL[/b]

[b]En Santo Domingo[/b]

Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia

Hospital Central de las Fuerzas Armadas

Maternidad San Lorenzo de los Mina

Hospital Doctor Luis Eduardo Aviar

Hospital Municipal de Los Alcarrizos

Hospital Municipal de la Victoria

Hospital Municipal de Villa Mella

Hospital Municipal de Mata Hambre

Hospital Doctor Marcelino Vélez Santana (Herrera)

[b]En Santiago[/b]

Hospital Regional Cabral y Báez

[b]En el resto del país[/b]

En los hospitales Regionales y Provinciales

Con la colaboración de la doctora María Isabel Tavárez, encargada de Atención VIH de la Dirección General de Control de Infecciones de Transmisión Sexual y SIDA (DIGECITSS)