La triste historia de una familia que pierde la vista

La triste historia de una familia que pierde la vista

Rosanna Parras perdió la vista hace más de tres años. Es una madre soltera de tres hijos; dos de ellos han corrido con la misma suerte, el mayor perdió la visión de un ojo y la más pequeña de los hermanos necesita ser evaluada, ya que está presentando problemas para ver.

Parras reside en una humilde vivienda acompañada de su madre Lourdes María, quien es la única que puede trabajar para, con lo poco que gana, lograr pagar el alquiler de la casa y adquirir alimentos para sobrevivir.

Rosanna narró cómo fue su proceso al perder la visión. Explicaba que todo había pasado sin ningún indicio ya que podía realizar los quehaceres sin inconveniente alguno.

Te puede interesar: Entre llantos madre pide ayuda para salvar hijo de enfermedad que le quitó la vida a su hija y esposo

«Yo veía muy bien y hacía todas mis cosas bien y después con el tiempo me quedé ciega, me llevaron a los americanos (un reconocido centro de salud especialista en en el área, ubicado en el municipio Los Alcarrizos) y me dijeron que ya no tenía remedio«, dijo Rosanna.

Esta familia asegura no tener documentos de identidad (actas de nacimientos) y cuentan que la única ayuda que han recibido es la de sus vecinos.

La señora Lourdes describe esta situación como crítica ya que no tiene los suficientes recursos para ayudar a su familia como ella quisiera. En varias ocasiones debe recurrir donde sus vecinos por alimentos para sus nietos.

En ese sentido, solicitó ayuda al presidente de la República Dominicana, Luis Abinader, para que le sea otorgada una casa ya que dice, no querer morir y dejar a su hija y sus nietos sin un techo donde refugiarse.

«Yo pago tres mil 500 de casa y a veces se me hace difícil, en días pasados no podía dormir porque debía la casa y no tenía cama», comentó la madre de Rosanna.

Publicaciones Relacionadas