La UASD de ahora

DOMINGO-BATISTA

Hace unos meses, escribí que el panorama electoral en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) estaba cambiando, cosa que puso nerviosos a mis amigos admiradores de la doctora Emma Polanco.

Para hacer esa afirmación, me fundamentaba en el trabajo que llevaban a cabo varios candidatos a la Rectoría de la Primada de América.

Transcurrido el tiempo, la situación actual confirma mi apreciación, realidad que admiten cuadros importantes de la propia maestra Polanco.

Esos amigos míos –aunque clandestinamente- aceptan mis observaciones en torno a la fortaleza electoral que demuestra el catedrático de física y matemática Editrudis Beltrán.

Inclusive, en un ambiente de sinceridad, hubo dos que me dijeron: “Domingo, la capacidad de trabajo de ese candidato nos tiene a todos nosotros sorprendidos. Nosotros no nos preparamos para enfrentarlo a él. Creíamos que con quien íbamos a batallar era con Nino”.

Tal como alegan los abogados, a confesión de parte, relevo de pruebas.

Por compromisos laborales, me ha tocado ir a la totalidad de los recintos, centros y sub centros que tiene la UASD funcionando en el país y puedo señalar que Editrudis ha calado en la simpatía de los profesores que ejercerán el voto en las elecciones del próximo día 20.

Muchas personas desconocen que la casa de altos estudios tiene una votación muy cerrada, donde el universo no llega a los dos mil 990 electores y no saben que los profesores conforman una totalidad de mil 600 sufragantes.

Los estudiantes sólo podrán depositar unos 98 votos, mientras que los empleados tendrán 28.

Debo apuntar que las cinco facultades que tienen la mayor cantidad de votos son Ciencias de la Salud, con 525: Ciencias, 470; Humanidades, 455; Economía, 425, y Educación,320.

Luego siguen –en ese orden- Ciencias Jurídicas, 215; Ingeniería, 180; Agronomía, 102, y Arte, 90.
De acuerdo a una encuesta a la que tuve acceso, Beltrán ya tiene mayoría en las facultades de Ciencias de la Salud, Ciencias, Humanidades, Educación, Ingeniería y Artes.

Según esos datos que me mostraron, la doctora Polanco es dueña de las simpatías en Economía y agronomía.
Un dato significativo es que Polanco sacó –en las elecciones pasadas- el 35 por ciento de los votos emitidos en su Facultad de Economía, no obstante el sólido respaldo que le dio el maestro Ramón Desangles.

En esa ocasión, Desangles ganó el Decanato con el 53 por ciento, lo que indica que –en esa ocasión- no concitó el éxito esperado.

Para la contienda venidera, Doña Emma no goza del apoyo de Desangles y su muralla profesoral imbatible de Economía, por lo que ese es un factor a tomar en cuentas.

Consulté a un veterano analista del comportamiento electoral en la UASD y me manifestó que –a su entender- quien logra orquestar una mayoría de votantes en las facultades de Medicina, Ciencias, Humanidades, Economía y Educación, tal como se ve que ha hecho Editrudis, no tiene forma de perder la Rectoría.

Otro aspecto que me resaltó ese experimentado investigador es que -el hoy vicerrector Administrativo- fue la autoridad universitaria más votada del proceso electoral pasado, sacando 200 sufragios más que el ganador de la Rectoría, el doctor Iván Grullón Fernández.

Esos hechos me llevan a escribir con objetividad y responsabilidad que Beltrán va por un buen camino y se perfila como el vencedor en las próximas elecciones de la UASD.

Parto del hecho de que, mientras Beltrán pudo hacer las mejores alianzas, la doctora se amarró muy temprano y no tuvo oportunidad de atraer a potenciales figuras a fin de fortalecer su boleta.

Por lo que veo, Beltrán ya puede mandarse a confeccionar el traje de su juramentación.