La Unión Europea enfrenta crisis

ESTRASBURGO, Francia (AFP).- El presidente de la futura Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, retiró a los candidatos a comisarios que iban a ser investidos este miércoles por el Parlamento Europeo por las presiones de la cámara para que presente otro ejecutivo, lo que provocó una crisis inédita en la historia de la Unión Europea (UE).

   Previendo un voto negativo del Europarlamento, Barroso decidió retirar a su equipo y volver a presentar otro próximamente, previa consulta a los mandatarios europeos.

   La decisión fue celebrada por los eurodiputados como una victoria parlamentaria, al haber escuchado por fin el jefe del ejecutivo sus reclamos, especialmente el cambio de cartera del conservador italiano Rocco Buttiglione.

   Buttiglione, católico cercano al Vaticano y candidato a comisario de Justicia y Seguridad, se ganó la antipatía de la mitad de la cámara al declarar recientemente que la homosexualidad es “pecado” y que “la familia existe para permitir a la mujer tener hijos y ser protegida por su marido”.

   El Parlamento Europeo debe respaldar o rechazar en bloque a los futuros miembros de la Comisión Europea para que ésta pueda tomar posesión para un período de cinco años.

   El aplazamiento del voto de investidura supone una crisis institucional que no tiene precedentes en la historia de la UE y ante la cual los tratados europeos no prevén nada.

   De momento, la actual Comisión Europea, cuyo mandato expiraba el 31 de octubre, “estará en funciones el tiempo que sea necesario”, anunció el representante de la actual presidencia de la UE, el secretario de Estado holandés para Asuntos Europeos, Atzo Nicolai.

   Este período interino “es una situación excepcional, no hemos tenido tiempo de prepararnos”, reconoció Reijo Kemppinen, portavoz del presidente de la Comisión saliente, Romano Prodi.

   El canciller alemán, Gerhard Schroeder, lamentó la postergación del voto y advirtió del riesgo de un conflicto institucional en la UE.

   “No podemos permitirnos ningún conflicto institucional; necesitamos una Comisión Europea apta para trabajar y fuerte”, señaló.

   Barroso anunció este miércoles al pleno del Parlamento Europeo su decisión de “retirar” a su equipo para examen de la cámara, porque “si hubiera un voto hoy el resultado no sería positivo para las instituciones europeas ni para el proyecto europeo”, reconoció.

   Hasta el martes había insistido en no hacer cambios en su nuevo equipo y los grupos socialista, de izquierda, ecologista y la mitad de los demoliberales anunciaron que votarían en contra.

   Pero el miércoles, para evitar un veto de la cámara, negoció con los líderes de los grupos parlamentarios el retraso del voto para hacer cambios en su equipo de comisarios.

   Barroso alegó que necesita “más tiempo para estudiar este asunto, para consultar con el Consejo” Europeo, formado por los mandatarios de los 25 países, “y con ustedes para tener un respaldo fuerte”.

   Pero, declinó comentar la composición de su nuevo equipo de comisarios.

   “Cambiaré lo necesario y lo suficiente”, se limitó a explicar.

   El responsable del futuro ejecutivo europeo dijo estar seguro de que “se puede llegar a un compromiso común” sobre la futura Comisión “en las próximas semanas”.

   En la cámara, el jefe del grupo socialista, Martin Schulz, estimó que la decisión de Barroso es una “victoria del Parlamento Europeo”. “Ahora volvemos a empezar el proceso y Barroso tiene todas las posibilidades de conseguir una amplia mayoría en esta nueva ronda”, indicó.

   Por su parte, Rocco Buttiglione seguía centrando el debate sobre la futura Comisión.

   La prensa italiana daba cuenta este miércoles de que el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, quien propuso la candidatura de Buttiglione a comisario, le solicitó el martes que se retirase, a lo que éste se negó.

   Sin embargo, el canciller italiano, Franco Frattini, anunció que Italia “mantiene a Rocco Buttiglione” como candidato.

   Por su parte, los jefes de los grupos liberal y socialista de la cámara, Graham Watson y Martin Schulz, aconsejaron a Barroso que saque a Buttiglione de su equipo.

   Schulz afirmó que la Comisión “no tendrá una mayoría con Buttiglione” en la cámara, mientras que Watson se dijo además “extrañado” de que el italiano “no haya dimitido”.

   Barroso puede cambiar de cartera a Buttiglione, pero no puede pedirle que renuncie a ser comisario, lo que sólo podría hacer el candidato de Berlusconi.