La utilidad de la historia

AR4

La mayoría de los estudiantes universitarios dominicanos ven la materia Historia Dominicana únicamente como un requisito, y consideran que no le es útil para las diversas profesiones que ejercerán después de graduarse.
Este es un concepto sumamente errado, por lo que el profesor debe enseñar al educando:
a. Los grandes hechos heroicos que nuestro pueblo ha realizado para mantener la independencia de la República Dominicana, con el objetivo de reforzarle el patriotismo. Debe inculcarles fe en el futuro de la Patria realzando sus valores positivos, y no denigrando sus héroes por defectos personales que todos, de una manera u otra, tenemos. Nuestros héroes son nuestra principal muralla ideológica de protección de nuestra soberanía;
b. El conocimiento de los errores cometidos en el pasado nos advierte que no debemos cometer los mismos en el presente y el futuro.
c. El conocimiento del pasado nos permite presagiar lo que sucederá en el futuro;
d. La Historia se basa fundamentalmente en documentos. Aprender a interpretarlos nos sirve en la vida diaria para analizar los contratos de inquilinato, de ventas y otros, y las leyes y los reglamentos;
e. También se le debe instruir al estudiante a interpretar tablas, cuadros y gráficas llenos de cifras.
f. La Historia nos enseña que lo que somos hoy como sociedad, nuestras características como pueblo, tiene sus raíces en el pasado.
g. La Historia tiene mucha importancia para quienes estudian Derecho (las constituciones, por ejemplo); Economía (las inflaciones causadas por las emisiones de muchos millones en papeletas sin respaldo ni en oro ni en plata que provocan derrocamientos de gobiernos en la segunda mitad del siglo XIX); Sociología (los enfrentamientos entre las clases sociales).
h. La Historia nos enseña a juzgar las personas, los hechos, los gobiernos, los países con objetividad, sin perjuicio ni favoritismo. El profesor debe hacer que los estudiantes analicen los hechos contemporáneos con los pros y los contras y, si es posible, que realicen comparaciones con acontecimientos similares ocurridos en el pasado. Debe originar debates sobre puntos controversiales de la Historia dominicana, para que aprendan a razonar, a debatir y exponer. Ejemplos de puntos de vista diferentes lo constituyen Francisco Roldán y Pedro Santana: Héroes o traidores. El aprendizaje de la Historia no debe limitarse a memorizar datos y fechas. Debe ser ante todo la enseñanza del razonamiento, no de la repetición;
i. Se les debe enseñar a analizar con objetividad, sin perjuicio ni favoritismo, a no desvirtuar los hechos cuando no convengan a nuestros intereses personales;
j. La Historia nos enseña a pronunciar nombres mayoritariamente en inglés y francés. Por ejemplo, si usted pronuncia eureaux (Heureaux) en lugar de eró, nadie lo va a entender. Lo mismo pasa si dice Navy en lugar de Neivi .Esto nos conduce a la necesidad de aprender inglés y francés, mínimamente, de la manera más profunda posible para nuestro desarrollo profesional.
k. El profesor debe asignar al estudiante pequeños trabajos de investigación, para familiarizarlo con las investigaciones de tipo social. Los trabajos de investigación deben estar impregnados de esfuerzo personal. No ser simples copias extraídas de Internet, de libros y de revistas.
l. La Historia debe ser un instrumento para que el estudiante conozca la realidad social en la que se desenvuelve, y aplique esos conocimientos para no dejarse engañar y tomar medidas. Por ejemplo, debe saber que una fuerte emisión de papeletas sin respaldo en oro o en plata conduce a una fuerte inflación, con una desvalorización del peso frente al dólar y a otras divisas, por lo que es previsible que los precios aumentarán grandemente en poco espacio de tiempo y, por tanto, él debe comprar lo que necesite realmente a la mayor brevedad posible antes de que se produzca un alza general de los precios;
m. La Historia nos enseña que en muchas ocasiones lo sucedido en nuestro país está estrechamente relacionado con lo acontecido en otras naciones. Por ejemplo, la crisis del capitalismo mundial comenzada en la Bolsa de Valores de New York en 1929. Por tanto, se debe estar alerta de lo que acontece en el exterior para tomar medidas antes de que sus consecuencias afecten o beneficien a nuestro país y a nosotros los dominicanos, como individuos y como miembros de la sociedad;
n. La Historia nos muestra que hay una estrecha relación entre los hechos económicos y los políticos. Por ejemplo, la emisión de grandes cantidades de papeletas sin respaldo en oro o en plata, fue la causante del derrocamiento de varios gobiernos en la segunda mitad del siglo diecinueve. Esta relación es fundamental para la comprensión de los grandes acontecimientos históricos, por lo que el profesor debe hacer hincapié en ello;
o. La Historia es la disciplina científica que más relaciones tiene con las demás, ya que todo tiene un pasado y un presente. Por esa razón, además del vocablo propiamente histórico, por ejemplo, las palabras prehistoria y feudalismo, tiene también los provenientes de las áreas política, económico-social, religiosa, militar, jurídica y otras. Por tanto, el profesor debe esforzarse en aumentar su cultura general, con el fin de transmitir sus conocimientos a sus estudiantes. A estos se les debe enseñar que cuanto más conocimientos científicos tengan, cuanto mayor sea su cultura, más seguros de sí mismos se sentirán, y más posibilidad de triunfar en sus respectivas vidas tendrán. Por ejemplo, En un concurso, se preferirá a un candidato culto, y no se tendrá en cuenta al inculto. De manera cada vez más creciente, en las sociedades de todo el mundo, ocuparán los mejores puestos los que tengan mejores conocimientos científicos;
ñ. Debido a las deficiencias con las que el estudiante llega a la universidad, el profesor debe exhortarlos a hacer cuantas preguntas deseen, no solamente de Historia, sino de cualquier tipo de carácter social.
La pésima calidad de la educación dominicana hace que cada semestre nos encontremos con estudiantes menos capacitados que el anterior, lo que nos vaticina un triste destino a nuestra sociedad de no introducirse profundas reformas al sistema educativo nacional.