La versatilidad del agridulce tamarindo

NELLY RAMÍREZ
n.ramirez@hoy.com.do
El tamarindo da un sueño”… Durante mucho tiempo esta folclórica expresión estuvo en boca de muchos dominicanos, porque era parte de las letras de un popular merengue. Y evidentemente que no es solo un dicho, está demostrado que realmente el jugo de esta fruta tropical, originaria del Este de África, produce somnolencia.

Generalmente  se expende la pulpa en los mercados y supermercados, aunque también pueden encontrarse en su forma natural, la cual tiene apariencia de dátil, de hecho en la India se le da este nombre.

El tamarindo es muy utilizado para preparar jugos naturales, cuyo procedimiento consiste en retirar la cáscara y las semillas y licuar su pulpa con la que se logra un exquisito jugo, consumido básicamente en la temporada de verano como refrigerio para mitigar el sofocante  calor.

Esta bebida a base de tamarindo es muy conocida en el país, pero lo que no es muy conocido es que con esta fruta se elaboran también exquisitas salsas para aderezar variados platos a base de vegetales, hortalizas, pescados, mariscos y carnes. Para quienes gustan los sabores agridulces esta es una sabrosa opción.

La pulpa de esta fruta se utiliza como condimento en la cocina asiática y en   Latinoamérica. Es un importante ingrediente de la salsa inglesa y algunas otras. El fruto  joven es muy  ácido,  por lo tanto recomendable para diversos platos. En tanto, que cuando está muy  maduro es  más dulce y puede ser utilizado mayormente en postres, bebidas o como aperitivo.

Su uso.  El tamarindo se encuentra disponible en mercados y supermercados. Está muy presente en las tiendas hindúes en todo el mundo. Se vende como dulce en México, Panamá, Venezuela y  Colombia. Por sus propiedades medicinales es utilizado como medicamento para  problemas  estomacales.

Hoteles y restaurantes en el país  tienen en sus menús la salsa de tamarindo para aderezar sus  platos.

La receta

Salsa de tamarindo:

1 taza de pulpa de tamarindo
1/2 cucharada de  jenjibre fresco picado
1/4 taza de azúcar granulada
1 cucharadita de  fécula de maíz (maicena)
1/2 taza caldo de pollo
2 cucharaditas de salsa de soya
 Sal y pimienta al gusto

Preparación.  Pelar los tamarindos, remojados 1 a 2 horas antes. Retirar la semilla y formar una mezcla homogénea. Para preparar la salsa, colocar la pulpa de tamarindo en un recipiente  junto con el azúcar y el jenjibre por 15 minutos hasta que la mezcla se reduzca.

 Sazonar  y agregar la fécula diluida en el caldo de pollo, e incorporarla a la  salsa soya y colarla. Se pueden aderezar con esta salsa: ensaladas, pescados, mariscos y carnes.  Esta receta fue elaborada por Enrique Corrales, el chef ejecutivo del  Hotel Intercontinental V Centenario.