La vida en furgones: su confort por dentro

Foto principal

(2 de 2)

La construcción de espacios habitables en contenedores marítimos es una opción muy rentable, pues además de que se logra con una inversión menor, le da la garantía de un espacio muy duradero que requiere un mantenimiento mínimo. Es que los contenedores están hechos para eso.

La empresa local Constsac (www.constsac.com) tiene sus oficinas construidas de forma mixta, con una parte en hormigón y el resto del área diseñada con tres contenedores. El diseño es autoría del arquitecto José Sánchez y el ingeniero Ángel Cruz, quien confirma la sostenibilidad de las construcciones en contenedores, al resaltar la gran resistencia del furgón y el bien que se hace al medioambiente al reciclarlos.

Las casas -oficinas, en este caso- en contenedores son “mucho más sostenibles de lo que pensamos, porque en todas partes del mundo hay muchos contenedores en desuso, debido a que ya no cumplen los estándares para trasladar determinado producto, entre otras razones.

Pero aunque los contenedores tengan magulladuras o se vean en mal estado pueden reutilizarse. Los que usamos en la construcción de nuestras oficinas en principio se veían en mal estado; sin embargo no tratamos de arreglarlos, sino que los pintamos y los montamos tal y como lo compramos”, comenta Cruz.

Poco mantenimiento. Al estar diseñados para viajes largos en alta mar, donde deben soportar los efectos del agua, el salitre, sol y sereno, los contenedores so n estructuras muy resistentes. Así que al utilizarse para construcciones inmobiliarias no requerirán más mantenimiento que el que se dedica a una casa normalmente.

“¿Cuál es el objetivo del contenedor? Andar en barcos, en condiciones extremas, chocar unos con otros, aguantar el peso de otros encima. Contrario a lo que se piensa, es una estructura diseñada para resistir todo tipo de maltrato”, observa Cruz.

Adecuando el ambiente. Convertir el contenedor en un espacio habitable requiere trabajos en su interior. Lo primero, señala el arquitecto Daniel Pons, diseñador de la casa-contenedor Furgovilla, es tratar de unificar los espacios para que no se sienta el tamaño limitado del furgón; en otras palabras, para que no se sienta preso en un cajón.

Para ello el furgón puede ser perforado y unificado a otro contenedor u otro espacio construido en un material diferente.

Como el metal es un material que retiene el calor, es necesario colocar aislantes para adecuar la temperatura. En las oficinas de Constsac, se utilizaron como aislantes materiales como poliestireno (hielo seco), fibra de aislamiento y sheetrock. Los pisos fueron acabados en madera.

Luego, se hacen aditamentos para ocultar las paredes del furgón, si se quiere, o simplemente darle más un estilo interior más acogedor y visualmente atractivo.

“Puedes aislar por adentro, y después de que le pones un aislante puedes colocar cualquier superficie lisa tanto de sheetrock, como densglass o plycem, y así no tienes la textura metálica a la vista si lo deseas”, explica Pons.

Ahora bien, nada de eso es suficiente si no se hace un diseño correcto.

“Si tú colocas el furgón totalmente en el sol y no aíslas, no creas sombra o no utilizas los materiales disponibles, se convierte en algo inhabitable”, advierte el arquitecto.

Oficina de Constsac
Una visión temporal

La idea de construir las oficinas de Constsac con furgones fue la respuesta más práctica a una necesidad de la empresa: el solar disponible para levantar la oficina fue adquirido para un proyecto y se buscaba colocar una oficina móvil que pudiera trasladarse cuando fuera necesario y no requiriera gran inversión. “Aunque no te niego que se nos fue un poquito la mano después en terminaciones”, confiesa el ingeniero Ángel Cruz.

La obra no resultó tan compleja, habiendo tenido contacto con oficinas móviles –bastante más sencillas– que se habilitan en furgones en la construcción de edificaciones. “Como era para oficinas administrativas tuvimos que adecuarla y hacer una distribución que fuera funcional”. Tres furgones se combinan con una estructura de bloques de hormigón, cristales y techos de zinc para conformar la estructura, ubicada en el sector Los Cacicazgos, de Santo Domingo.