La Virgen recibirá hoy
 a miles de creyentes

http://hoy.com.do/image/article/485/460x390/0/635BA915-01B3-470D-8F28-E39712EDF99B.jpeg

Basílica La Altagracia.  Higüey. Desde  la tercera semana de enero,  cuando se aproxima el 21, Día de la Virgen de la Altagracia, madre   del pueblo dominicano, solo hay que visitar la Basílica para darse cuenta de cuánto   creemos los  dominicanos en Ella.

Todo el entorno de esta majestuosa catedral  se convierte en albergue de feligreses que se trasladan desde distintos pueblos y ciudades de la República Dominicana, e incluso de  Estados Unidos y Europa, para hacer aquí   peticiones de sus deseos, dar gracias por los concedidos o presentar a sus hijos, proyectos, e incluso cosechas.

“Tatica”, como cariñosamente suelen llamarle alguno a  la Virgen, madre de Dios y protectora de todos los dominicanos,  como cualquier buena anfitriona luce impecablemente reluciente, vestida con su mejor gala y adornada con  flores multicolores y visibles regalos, mientras  espera imponente su   más concurrida visita.

Familias completas se han trasladado aquí    para cumplir promesas, durmiendo en  el piso, en la grama y en las aceras de la iglesia como manera de purgar sus pecados, pedir por sanación personal o por algo fuertemente deseado.

Lo cierto es que la provincia La Altagracia, específicamente la Basílica de Higüey,  es centro de miles de visitantes durante todo el año, pero éstos se multiplican cada día 21 de enero.

La Basílica de Higüey.   Además de su   gran significado religioso,  es un monumento muy importante y  respetado de la República Dominicana. Tiene una imponente  infraestructura que  llama  a la observación tanto de dominicanos como de extranjeros que visitan la zona.

Se encuentra localizada en la calle principal de la provincia Salva León de Higüey.

Es el lugar más venerado, donde los dominicanos aprovechan para pedir a la  patrona.

El actual monumento fue construido por los  arquitectos franceses A. Dunover de Segonazc y Pierre Dupré, el cual reemplazó al antiguo santuario religioso construido en 1572.  

La imagen de Nuestra señora  de la Altagracia.  Tiene 33 centímetros de ancho por 45 de alto.  Según  los expertos es una obra primitiva de la escuela española pintada a finales del siglo XV, casi al principio del XVI.  El lienzo del cuadro muestra una escena de la Natividad, la cual fue  restaurado en España en 1978.

Objetivo de los feligreses.  Todo el que acude a la Basílica Nuestra Señora de la Altagracia busca por todos los medios la manera de subir hasta donde está su cuadro para  tocarla, hacer sus peticiones y apreciar su original belleza..

Se dice  que el marco que sostiene a la Virgen   es la expresión más refinada de la orfebrería dominicana, la cual fue construida  en oro, piedras preciosas y esmaltes  por  un artista del siglo XVIII.

A la Virgen de la  Altagracia

Los fieles le presentan

Sus hijos, pasaportes visados o en espera de ello, velas y velones de colores  en cumplimiento de sus promesas, rosarios para que les dé  su bendición  para la buena suerte y evitar cosas malas, imágenes para que les protejan, crucifijos, pulseras y varios objetos más.

Programa de festividades

Las fiestas en honor a  Nuestra Señora de la Altagracia

Comenzaron  el 12, pero hoy tendrán más solemnidad durante todo el día.

Desde las 5:00 de la mañana hasta las 7:00 de la noche se estarán celebrando misas.

A las 10:00 de la mañana será la misa solemne presidida por Su Excelencia monseñor Gregorio Nicanor Peña Rodríguez, obispo de la diócesis. A esta celebración se espera la asistencia del presidente de la República, Leonel Fernández Reyna, acompañado de la primera dama, Margarita Cedeño de Fernández y miembros de su gabinete.

Luego de ésta, a la 1:00 de la tarde, se  oficiará una misa en creole  en honor a los peregrinos haitianos, organizada por madame Guislame Jacob.

A las 5:00 de la tarde se iniciará una solemne procesión por las calles  de Higüey con la imagen de Nuestra Señora de la Altagracia, presidida por monseñor Gregorio Nicanor.

Y a las 7:00 de la noche realizarán una gran vigilia de oración y alabanza, la cual se extenderá hasta la madrugada con el grupo de peregrinos haitianos Les Amis de la Vierge, organizada por madame Chatelain.