La visita del procurador Holder

El procurador general de Estados Unidos, Eric H. Holder, ha elogiado los logros de las autoridades nacionales encargadas de perseguir y sancionar el narcotráfico y las principales modalidades criminales, como lavado de activos y tráfico de personas.  En momentos en que suele destacarse más la brutalidad policial y las ejecuciones extrajudiciales por encima de los aciertos al combatir la criminalidad, la presencia en Santo Domingo del secretario de Justicia estadounidense fue importante por dos razones: primero, constituye un punto de inflexión que responde críticas consuetudinarias a la administración de Barack Obama, alegando bajo apoyo financiero y estratégico hacia la República Dominicana, su principal aliado en la región del Caribe.

Y, segundo, porque el reconocimiento de Holder al procurador general Radhamés Giménez Peña y al mayor general Polanco Gómez, presidente de la DNCD, representa un desmentido para quienes niegan avances en la lucha contra la delincuencia en nuestro país.

Somos una nación aliada tradicional de Estados Unidos; las autoridades carecen de recursos suficientes para enfrentar los enormes retos que implica combatir el hampa globalizada, que maneja billones de dólares para corromper al sistema democrático. Washington es un aliado imprescindible en ese combate desigual. Punto central -en la agenda de Holder, fue la firma de un acuerdo con su homólogo local para compartir 7.5 millones de dólares provenientes de bienes incautados aquí a los hermanos de nacionalidad cubano-americana Carlos, José y Luis Manuel Benítez, poseedores de cuantiosas inversiones inmobiliarias en la República Dominicana, procesados por la justicia estadounidense acusados de estafar el sistema de salud.

Su charla “Progresando por medio de las alianzas: La cooperación jurídica internacional entre la República Dominicana y Estados Unidos como manera de avanzar las metas de seguridad pública y de la ley y el orden”, merece opinión aparte.