Lanzan en Villas Agrícolas basura mercado

http://hoy.com.do/image/article/281/460x390/0/A6F13998-916D-494A-8FCD-C5C540619FA5.jpeg

POR LLENNIS JIMÉNEZ
A las calles del sector de Villas Agrícolas van a parar la mayoría de los desperdicios del Mercado Nuevo y  los que arrojan  vendedores ambulantes que se movilizan en el entorno de esa plaza comercial. Ayer se podía ver que algunos vendedores colocaban sus artículos junto a aguas negras que salen de las casas del sector, de los negocios informales de comida en las esquinas y las aceras de las avenidas.

La fetidez que sale del interior y las zonas contaminadas, se propaga por toda el sector, ambiente en el que funcionan decenas de puestos de comida, como frituras, de venta de jugos, de helados, cafeterías, almacenes de provisiones, colmados de expendios al detalle y se resignó a vivir la mayor parte de sus habitantes.

Las principales calles de este sector están llenas de basura que desprenden a su paso los camiones que la transportan hacia el punto de transferencia de desechos sólidos que tiene el Ayuntamiento entre las calles Juan Erazo y San Juan de la Maguana.

Este tramo ha sido bautizado como el “paso del diablo”, debido a que se conjuga la acumulación de basura, de aguas residuales y cloacales, el mal estado de las calles: con, fangos, desperdicios de vegetales, de frutas, de cartones, utensilios plásticos, fundas, y de cuantos desechos los comerciantes tiran al suelo.

Hay gran acumulación de basura en la calle María Montez, donde  perros deambulan en busca de alimentos.

  Las autoridades municipales no han podido establecer aquí un sistema de limpieza que garantice tener las calles aseadas, como recompensa por permitírsele tener un depósito de basura provisional. Hasta hace poco este depósito de basura ocasionó un impasse entre el Ayuntamiento y la junta de vecinos,  por lo que tuvieron que reducir la cantidad de desechos que se llevaban al punto de transferencia, de donde después es trasladada al vertedero de Duquesa.

La mayor parte de la vecindad se ve obligada a mantener las puertas de sus casas cerradas.

TESTIMONIOS DE AFECTADOS

Guido Fernández, hijo del propietario de Casa Madelín, dijo que diariamente pasa una pala pequeña por las vías recogiendo desechos, pero que no están conformes con el servicio, ya que debía ser más frecuente y repararse las vías.

Precisó que otro de los inconvenientes lo ocasiona la desorganización en el tránsito, porque aún cuando la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) lo organizó, volvió a deteriorarse.

Francisca Ceballos tiene cinco años vendiendo desayuno y comida en la esquina Respaldo Los Mártires -frente al Mercado Nuevo-, donde para evitar que las moscas floreen los platos tiene que comprar fundas plásticas para taparlos. Afirma que la gente no contribuye con la higiene.

 “Aquí limpian como 20 veces, pero la gente ensucia”, dijo Héctor María, un vendedor de frío-frío frente al Mercado.

Juan Antonio, chofer de guagua de acarrero, acusa a los vendedores de aumentar la situación de asquerosidad en que se encuentra Villas Agrícolas, a quienes el Ayuntamiento les ofrece el aseo gratuito.

Alejandrina Cordero, residente en la casa número 260 de la María Montez, se acostumbró al hedor, no obstante, combate a fuerza de escoba la acumulación de basura en el frente de su vivienda.