Las avispas

BONAPARTE GAUTREAUX PIÑEYRO
Carlos Clayton (Boris) Goico Jacobo y yo nos dedicamos a hurgar en un panal de avispas, en el parque Eugenio Miches, de El Seibo, 60 años atrás y fue preciso que mama me levantara el labio inferior durante dos días para poner introducirme una cuchara con sopa, que fue lo único que pude comer hasta que se bajó la hinchazón. El arte de la prudencia indica que no es major prevenir que tener que remediar.

Si las erráticas y torpes autoridades de los servicios de seguridad de los Estados Unidos hubieran sido inteligentes, habrían compartido la información que tenían, que era mucha, y quizá no se habría producido la desdichada experiencia del 11 de setiembre del 2001.

El arte de la prudencia indica que un gobierno que comienza, subido en la cresta de la popularidad que le confiere casi el 60 por ciento del electorado, debe actuar con mesura, con respeto por la Constitucion, las leyes y los derechos humanos.

Nunca se aprobó un texto legal que establezca el derecho al atropello, del mismo modo que no se ha consignado, en ninguna Constitución del mundo, que el gobieno tenga derecho a actuar como un equipo pesado de los que usan cuchillas para aplanar lomas, crear carreteras y no dejar piedra sobre piedra, si es preciso.

El rosario de torpezas cometidos por el gobierno es de cuentas largas.

Tal parece como si llegaron al gobierno sin planes, sin programas y fue tanta la tontería que produjo la diarrea verbal de las promesas de campaña, que no les queda alternativa que no sea la de actuar como los toros de lidia que le marchan a lo que se mueve aunque ello sea una pintiaguda y afilada espada que le atraviesa el alma.

Este gobierno asumió el poder con el respaldo de casi el 60 por ciento del electorado y con la buena voluntad de un alto porcentaje de quienes votamos por el candidato que no ganó, quienes consideramos que la nación, el país, siempre estará por encima de servirle al partido, primero.y si queda, nombrar a la gente del partido.

Mejor temprano que tarde, cuando se siembran odios se cosechan espinas y venganzas.

El país votó por un cambio de personas y de métodos, de estilos y de modos de hacer. Pero la nación no votó para que le cierren las puertas a los periodistas, escandalizen con expedientes aún sin calificar, se cometan abusos de poder contra los municipios, continue el relajo con los medicos y paro de contra.

No es con circo como van a obtener que el pueblo los siga respaldando, mientras la comida sigue cara, el Presidente anuncia que lo de la electricidad va para largo y todos los días hay un impuesto, una carga nueva y ni siquiera se enfrenta la violencia con sabiduría atacando el mal en sus raíces.

Así no fue que hablamos.

Todo parece indicar que el gobierno actual juega con las avispas.y las avispas pican en donde más duele. No huchemos las avispas.