Las deportivas, los nuevos “stilettos”

epa07388841 A model presents a creation by Versace during the Milan Fashion Week, in Milan, Italy, 22 February 2019. The Fall-Winter 2019/20 Women's collections are presented at the Milano Moda Donna from 20 to 25 February 2019. EPA/MATTEO BAZZI
epa07388841 A model presents a creation by Versace during the Milan Fashion Week, in Milan, Italy, 22 February 2019. The Fall-Winter 2019/20 Women's collections are presented at the Milano Moda Donna from 20 to 25 February 2019. EPA/MATTEO BAZZI

¿Quién no ha deseado quitarse los tacones para disfrutar de una fiesta sin acabar con los pies destrozados y bolsas de hielo? Desde hace algún tiempo las zapatillas deportivas se han convertido en el mejor aliado de la mujer para aguantar largas jornadas de trabajo, caminar durante horas, bailar toda la noche, acudir a distintas reuniones o recoger a los niños en el colegio.
Han sido muchos años de devoción y adoración a “stilettos”, amados y odiados a partes iguales.
A Coco Chanel los tacones no le resultaban prácticos para trabajar, los consideraba un “calzado ocioso”. Sin embargo, Marilyn Monroe solía decir, “no sé quién inventó los tacones, pero las mujeres le debemos mucho”.
Bien por comodidad, bien por rebelarse contra los estrictos y sexistas códigos de etiqueta que la sociedad impone, la mayoría de las mujeres dicen un no rotundo a los diez centímetros.
No se puede negar que los tacones, además de sumar centímetros de altura, alargan las piernas, estilizan las figura e incluso tienen cierto poder para subir la autoestima, pero, precaución, esa belleza no es siempre sinónimo de buena salud.
No se deben desterrar ni lucir por obligación, se deben utilizar con cabeza y cuando se desee.
Comodidad. Las zapatillas deportivas se imponen en la calle, lo dicen estilistas, “influencers” pero, sobre todo, lo dice la mujer, la consumidora final, quien ha incluido en su armario uno o dos pares de deportivas.
Ante tal deseo y demanda, las firmas de calzado han ideado mil y una versiones de deportivas para que la mujer, de cualquier edad, gusto y estilo, pueda encontrar su modelo ideal para caminar por la ciudad, para correr o para ir al gimnasio.
Las zapatillas deportivas han desbancado a los “stilettos”, pero también a las bailarinas, a los mocasines y las sandalias.
La mujer quiere estar en forma y aprovecha su vida cotidiana para caminar y, claro está, con tacones la actividad física es prácticamente nula.
Firmas clásicas como Nike o Adidas compiten con otras de lujo, como Balenciaga o Gucci, porque las deportivas se imponen en el “street style”. “Ahora, ir en deportivas no es sinónimo de ir desarreglada ni informal; al contrario, es un signo de inteligencia, de gusto e incluso de estilo”, explica a Efe Pepa Fernández, responsable de comunicación de Xyon Revolution, colección de zapatillas deportivas españolas que cuentan con un divertido colorido