Las desigualdades pueden causar una revolución en Sudáfrica

CIUDAD DEL CABO. AFP. Las enormes desigualdades entre ricos y pobres pueden desencadenar una revolución en Sudáfrica, advirtió hoy el vicepresidente Kgalema Motlanthe, después de más de tres semanas de huelga en la mina de Marikana (norte), donde 34 huelguistas murieron por disparos de la policía.  

“El consumo ostentoso (…) en medio de la miseria” podría avivar el resentimiento contra los ricos. “Es un ingrediente para una revolución”, declaró Motlanthe a un grupo de periodistas.  

“No es más que una cuestión de tiempo antes de que produzca una resonancia de la fuerte voluntad de salir de la pobreza abyecta y de las privaciones”, añadió.  

“Ya nos encontramos en una situación insostenible con 15 millones de beneficiarios de la ayuda social” sobre 50 millones de habitantes, destacó Motlanthe, quien podría presentarse en diciembre contra el presidente Jacob Zuma durante el próximo congreso del Congreso Nacional Africano (ANC), el partido en el poder.   Sudáfrica suele ser escenario de violentas manifestaciones contra el desempleo y la casi ausencia de servicios públicos en las barriadas.  

Durante las últimas semanas, el país se vio sacudido por la violencia que enlutó la mina de platino de Marikana, causando 44 muertos, de los cuales 34 huelguistas abatidos por la policía.