Las EDE logran saldo positivo de US$74.2 millones

Dibujo

Por primera vez en diez años, las empresas distribuidoras de electricidad lograron en 2016 un saldo positivo comercial de US$74.2 millones (es decir, los cobros por la energía servida son superiores a la compra de electricidad).

Se espera que al finalizar al año el cobro de energía sea US$721.3 millones y la energía comprada US$647.1 millones, con un saldo a favor de US$74.2 millones, de acuerdo a estadísticas de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE).

Al ofrecer un informe sobre los logros alcanzados por su gestión, el vicepresidente ejecutivo de la CDEEE, Rubén Jiménez Bichara, consideró que el cambio es muy positivo porque permitirá que a partir de ahora las distribuidoras puedan invertir en infraestructura y mejorías en la calidad del servicio.

Destacó que con déficit comerciales las Ede no tienen recursos para hacer ninguna inversión que el sistema necesita.

Explicó que en el saldo positivo comercial ha incidido la rebaja de los precios del petróleo a nivel internacional, que provocaron un descenso en el costo del kilovatio hora de energía de 12 a entre 6 y 8 centavos de dólar. Dijo que en 2006 el déficit de energía comprada y no cobrada era de US$338.9 millones, mientras que si se compara con el saldo positivo del 2016, se puede observar que hay una variación positiva de 75.5 por ciento.

Resaltó también que la deuda con los generadores, que llegó en momentos a colocarse en el nivel de 1,000 millones de dólares, ahora solo es de cerca de 100 millones de dólares.

Dijo que esto ha sido posible gracias al acuerdo con los generadores mediante el cual los flujos operativos de las EDE son manejados en cuentas concentradoras en BanReservas (agente administrador), ofreciendo transparencia en flujo de pagos.

Afirmó que este acuerdo ha permitido que no se acumulen deudas con los generadores. Dijo que mediante ese acuerdo las distribuidoras están obligadas a manejarse con el 20% de sus ingresos, lo cual las hace más eficientes.

Jiménez Bichara reveló que del 2012 al 2014 la energía servida se incrementó en 13.3% y la cobrada en 24.1%: el número de nuevos clientes a los que se cobra subió en 362,033, para un 28.5%. El monto del dinero cobrado se incrementó en 19 por ciento, para un total de RD$10,985 millones.

Informó que el número de clientes incorporados al servicio 24 horas aumentó en 353,371, en un 43.4%, para sumar un gran total de más de 57% de la población, cerca de seis millones de personas. Es bueno señalar que este número aumenta constantemente con la incorporación de nuevos sectores sometidos al proceso de rehabilitación de redes y reducción de pérdidas.

De acuerdo a la exposición de Jiménez Bichara, la recuperación de energía subió en 6 puntos porcentuales; las pérdidas bajaron en 4.4 puntos; el índice de recuperación de activos (CRI) subió 5.2 puntos, y el índice de satisfacción 4.5 puntos porcentuales.

En cuanto al proceso que se sigue luego del vencimiento de los contratos del Acuerdo de Madrid, Jiménez Bichara dijo que se trabaja en los preparativos para la licitación, que se espera se inicie a principios del próximo año, ya que se preparan las bases de ese proceso, con asesoría internacional, para asegurar que no sea vulnerable.

Mientras tanto se está comprando la energía en el mercado “spot” a un precio promedio de 8 centavos de dólar el kilovatio. Anteriormente llegó a comprarse a 16 centavos de dólar en promedio.

Jiménez Bichara también defendió la inversión en las plantas de Punta Catalina y dijo no explicarse que los críticos de este proyecto no se alarmaran ni preocuparan cuando el subsidio al sector alcanzaba en un año US$2,000 millones sin que le quedara nada al país, porque eran recursos que “se quemaban”, y ahora critiquen que se invierta esa misma suma en plantas que le quedarán al país por 40 años y pondrán al sector eléctrico en capacidad de responder a la creciente demanda de energía.