Las elecciones en el Colegio Médico Dominicano

Felicitamos al colega y amigo Dr. Pedro Sing por haber ganado las elecciones del Colegio Médico Dominicano –CMD-. Estas palabras la escribimos con la sinceridad que nos caracteriza. Pedro es un gremialista de larga data con las mismas inquietudes por el colegio que los demás aspirantes presentes y pasados. La única diferencia que puede preocuparle a la mayoría de los colegas es que su militancia política, como miembro del partido de Gobierno, pudiera llevarlo a neutralizar las demandas por mejores condiciones laborales y de salud que los profesionales médicos reclaman.

Creemos, sin embargo, que contamos con ejemplos de gremialistas que ante el conflicto de doble pertenencia o lealtad entre la asociación profesional y el partido o Gobierno, el sentido de pertenencia a su grupo profesional ha prevalecido sobre el partido. El presidente del gremio de maestros es un ejemplo paradigmático.

En virtud de estos planteamientos es que manifestamos que no tenemos ningún inconveniente para augurarle, como presidente del CMD, éxito en su gestión al tiempo que demandamos a todos los médicos que colaboren con la nueva gestión en todas las iniciativas que encamine al desarrollo y bienestar de la clase médica y de la salud del pueblo dominicano.

Creemos, por otra parte, que para el Partido de la Liberación Dominicana la derrota electoral que recibió en el Colegio Médico Dominicano debe ser motivo de preocupación: sólo obtuvo el 35.9% de la votación, mientras la oposición fragmentada alcanzó el 63.1%.

Este proceso debe ser preocupante también para la “izquierda” del gremio, otrora fuerte con los votos del PRD. Esto así, porque se demostró que cuando el frente de salud del Partido Revolucionario Dominicano decide dar un ejemplo a todos, de unir sus fuerzas y no prestarla, quedaron en tercer lugar con 28.1%.

Debemos resaltar que varios dirigentes médicos del PRD, tanto de la corriente de Hipólito Mejía, Miguel Vargas Maldonado y Luis Abinader, corrieron en la plancha del Gobierno y de la “izquierda”. Algunos por segunda vez consecutiva sin que se le llame la atención ni mucho menos les apliquen la disciplina partidaria.

Otros de nuestros dirigentes de salud se inhibieron en el proceso, mientras algunos –que en las elecciones pasadas no quisieron integrarse a la plancha del PRD y se postularon en una plancha paralela– en esta ocasión apoyaron la plancha del PLD.

¿Cuáles fueron los aspectos positivos cosechados por Frente de Salud del PRD en estas elecciones? En primer lugar, dimos un ejemplo de unidad a los líderes de las tres corrientes políticas visibles del PRD que aspiran a la presidencia del país, divididos precisamente por ese objetivo único. Los resultados hablaron, pues a pesar del estancamiento del partido y la no activación a favor de la candidatura del PRD, se obtuvo el segundo lugar con 29.3%.

Otro aspecto positivo fue que se activó nuevamente el Frente de Salud del PRD en toda la geografía nacional y cada vez que los médicos dirigentes se integraban lo hacían con el entusiasmo que estaban esperando.

El Frente de Salud tiene anotado los nombres de aquellos dirigentes del partido que no se integraron y aquellos que se fueron en las planchas contrarias para entregarlas a las autoridades del partido en el momento preciso. Al parecer no han aprendido la lección de “divide y vencerás”. No han comprendido que en todos los gremios e instituciones en el momento actual debe haber solamente dos grupos: los del Gobierno y los de la oposición. No son tiempos para personalismos individualistas. No creemos en estas divisiones sin sentido, ya que pudieran prestarse a malos entendidos.

Finalmente, sólo nos resta felicitar a los dirigentes, militantes y simpatizantes médicos del Partido Revolucionario Dominicano que fueron solidarios con su candidato, sin importarles las diferencias de las corrientes que éstos apoyan.