Las encuestas y los techos electorales

http://hoy.com.do/image/article/672/460x390/0/5815C204-779F-4696-8707-66AD626DB9B7.jpeg

Una de las claves del éxito político en cualquier proceso electoral en los sistemas de sufragio universal, como es el caso dominicano, consiste en el estudio de lo que los politólogos llamamos los techos electorales. Estos se refieren a la máxima puntuación que es capaz de obtener un líder o candidato político en un escrutinio libre, es decir, sin fraudes ni otros tipos de trampas similares.

Veamos los techos electorales de los dos principales candidatos que actualmente se disputan el favor popular para las elecciones del 20 de mayo de 2012, guiándonos de los resultados de las encuestas realizadas por la empresa Gallup República Dominicana para el periódico HOY.

Se trata de los mismos candidatos que compitieron once años atrás, en las elecciones del año 2000, por los mismos partidos: Hipólito Mejía, por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), y Danilo Medina, por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD). En esa ocasión, habiendo desatado lo que pudo llamarse una “hipolitización” del país por su alto nivel de aceptación popular, Mejía se impuso con más 49% de los votos.

No llegó al 50% +1  requerido para triunfar en primera vuelta, pero el hecho de haber superado con 15 puntos porcentuales a Medina, que alcanzó más del 33% de los votos, hizo que este consintiera que Mejía fuera declarado ganador sin ir a una segunda vuelta.

Aquél año 2000, todas las encuestas realizadas pronosticaron el triunfo de Mejía. Al terminar este su mandato en 2004, la torta se había volteado: en las elecciones de ese año, Mejía, como candidato del PRD y siendo presidente de la República, terminó con un 33%, mientras el candidato del PLD, Leonel Fernández, triunfó con más del 55 por ciento de los votos.

Tal fue el grado de impopularidad con que finalizó el Gobierno perredeísta aquella vez.

Techos a observar.  Con miras a las elecciones de mayo de 2012, veamos los techos electorales de los dos candidatos que contendrán en los comicios, proyectados según las encuestas Gallup y otras acreditadas ante los electores.

El primero de los candidatos en salir al ruedo fue Mejía, electo en marzo de este año. La encuesta de Penn & Schoen y Berland y el Grupo SIN, realizada entre el 28 de abril y el 3 de mayo, reveló que Hipólito Mejía sacaría entonces un 47% de los votos.

La encuesta Gallup-Hoy, realizada tres meses y medio después, entre el 11 y 15 de agosto, otorgaba a Mejía el 47.9%, exactamente el mismo porcentaje que le otorga ahora, en la encuesta hecha del 11 al 14 de noviembre.

Mejía no tendrá mayoría.  En otras palabras, el candidato del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Hipólito Mejía, ni el año 2000, ni el 2004, ni ahora en 2011 (proyectando para el 2012), nunca ha podido llegar al 50% de las preferencias del electorado dominicano, por lo que se puede presumir que casi tendría que hacer magias para lograr algo que no logró ni siquiera once años atrás, cuando alcanzó su máximo techo electoral y cuando aún no había gobernado y, por tanto, no tenía los lastres de los desaciertos propios de su Gobierno, que las fuerzas contrarias le viven sacando en cara en la presente jornada electoral.

Veamos el caso Danilo Medina, quien empezó a ser medido por las encuestas a partir de convertirse en candidato el 26 de junio pasado, al ser electo por más del 87% de los votos de su partido.

En las elecciones del año 2000 obtuvo poco más del 33% de los votos, el  mismo porcentaje que le otorgó la encuesta Gallup-Hoy de agosto pasado, cuando obtuvo el 33.4%.

Mejía le llevaba 14.5% de ventaja. La encuesta Gallup-Hoy de este mismo mes, le otorga a Danilo Medina el 42.6% de las preferencias, lo que implica que en apenas tres meses el candidato del PLD ha reducido la desventaja a unos 5 puntos porcentuales. En otras palabras, las encuestas indican que el techo electoral de Hipólito Mejía (el máximo porcentaje que puede alcanzar en las preferencias de los votantes del país), no llegó al 50 por ciento en el 2000, cuando era un candidato sin cola que pisarle, y no ha llegado al 48 por ciento para el torneo electoral del 2012.

Medina crece.  A su vez, Danilo Medina, quien arrancó en esta temporada con el mismo porcentaje que obtuvo hace once años, según la más reciente encuesta Gallup ha ido creciendo a razón de un 3% mensual, colocándose ahora a una distancia de 5 puntos porcentuales respecto a Mejía.

Si Medina mantiene el ritmo de crecimiento que revela la Gallup de este mes, en enero próximo habrá superado a su contrincante y para febrero –tres meses antes de las elecciones- ya tendrá asegurado más del 50% de los votos que se necesitan para ganar en primera vuelta.

Esto sería posible por una diferencia clave: mientras Hipólito Mejía ya llegó a su techo, según las encuestas de la Gallup, Danilo Medina aún no tiene techo y sigue creciendo en el favor de los electores. ¿Logrará Mejía sobrepasar su techo electoral histórico y ponerle un tope a Medina? La respuesta la tendrán los electores.