Las inundaciones y sus revelaciones

Las inundaciones y sus revelaciones

Tahira Vargas García

El pasado 28 de noviembre en el Gran Santo Domingo y provincias del Suroeste del país sufrieron el impacto de un fenómeno atmosférico caracterizado por intensos y extensos aguaceros.

Ciudad Alternativa con el apoyo de: Defensa Civil, Cuerpo de Bomberos, Alcaldías de Santo Domingo Norte y Santo Domingo Este y las redes comunitarias de prevención, mitigación y respuesta elaboró un informe sobre la situación de los barrios marginados del Distrito Nacional y la provincia de Santo Domingo.

El informe presenta que en esa zona: 5,427 viviendas se afectaron, 30 se destruyeron totalmente, 6,376 familias fueron desplazadas y 27 personas fallecieron.

Puede leer: Un día como hoy, 25 de noviembre

Las causas de estas afectaciones según el informe son: crecida de ríos y cañadas, drenajes deficientes o ausencia de drenaje pluvial y sanitario. Muchas de las viviendas destruidas y afectadas estaban ubicadas en zonas de riesgos cerca de ríos y cañadas sufriendo grandes inundaciones.

El impacto del fenómeno devela la realidad social del Distrito Nacional, la provincia de Santo Domingo y muchas de las provincias del país.

Las inundaciones de calles, cañadas, avenidas, elevados, túneles y pasos a desnivel presentan grandes carencias en nuestras infraestructuras urbanas y viviendas. A pesar de ser la provincia de Santo Domingo una provincia con cambios significativos con cierta imagen de “modernidad, tiene un lado oscuro de deficiencias en la construcción, falta de planificación urbana, violaciones de regulaciones y control en el crecimiento y desarrollo urbano.

A esto se le agrega la escasa presencia de políticas de viviendas para familias residentes en barrios urbano-marginales que tomen en cuenta sus condiciones socioeconómicas, el tejido social que han construido y construyen desde el hábitat que articula su sobrevivencia y su cohesión social.

Las familias pobres han sufrido todo tipo de desplazamientos que se han generado con un interés de aprovechar su zona de residencia con fines e intereses económicos sin tomar en cuenta sus necesidades y su contexto social.

Las familias no residen en cañadas y cerca del río porque les gusta. Las viviendas en cañadas y cerca del río a pesar de su precariedad tienen un costo de alquiler y venta mucho más bajo que viviendas en los mismos barrios en zonas de mayor seguridad. El hecho de que existan muchas familias hoy desplazadas, sin viviendas o con afectaciones demuestra la presencia de una población significativa que no cuenta con fuentes de ingresos suficientes para vivir dignamente.

Este informe elaborado por Ciudad Alternativa en colaboración con varias instituciones debe aprovecharse para revisar, evaluar y redefinir las prioridades que tiene el Estado dominicano en términos de políticas sociales dirigidas a las familias pobres donde la vivienda es y debe ser una urgencia.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas