Las medicinas ilegales generan US$51,600 millones anuales

POR EVARISTO RUBENS
La comercialización a nivel mundial de medicamentos ilegales se estima en US$51,600 millones por año, lo que encierra “un grave riesgo” para la salud pública de los países afectados por este flagelo, entre ellos República Dominicana, advirtió un especialista en investigación de falsificaciones.

El licenciado Adrián Román, de Puerto Rico, expresó que un promedio de un 10 por ciento del mercado farmacéutico mundial es abastecido con medicamentos ilegales.

Román hizo sus señalamientos al exponer en el “VIII Congreso Nacional sobre Medicamentos”, organizado por la Asociación de Representantes, Agentes y Productores Farmacéuticos (ARAPF), en Santo Domingo.

“Debemos partir del hecho que ningún medicamento ilegal (contrabandeado, falsificado, vencido y reetiquetado, etc.) es seguro para el paciente, y que por tanto, estos productos encierran un grave riesgo para la salud pública”, dijo.

Román, quien completó una carrera de 20 años como especialista en investigaciones de falsificaciones para el Servicio Secreto de Estados Unidos en América Latina, señaló que aunque en promedio el 10 por ciento del mercado farmacéutico mundial es abastecido con medicamentos falsificados, “en algunos países en vías de desarrollo, especialmente en el Sudeste Asiático, los medicamentos ilegales alcanzan del 25 al 30 por ciento del mercado fármacos”.

Explicó que entre los países del Sudeste Asiático más afectados por esta situación, figuran La India, Tailandia, China y Rusia.

“En la República Dominicana, la mayoría de los medicamentos ilegales provienen de Colombia, Venezuela, Ecuador y Centroamérica, aunque ya se han detectado algunos provenientes de los países (asiáticos) citados”, sostuvo Román.

Destacó que sólo el trabajo coordinado de las instituciones estatales dominicanas, como serían la Secretaría de Salud Pública, la Dirección de Aduanas, la Fiscalía y la Policía Nacional, con la empresa privada, “pueden enfrentar este flagelo efectivamente”.

Román, quien ingresó a la Fuerza Aérea Norteamericana durante el conflicto de Vietnam, se desempeñó en el área de inteligencia y posteriormente ingresó a la Policía de la Casa Blanca, en Washington, indica un boletín de prensa.

Tras completar sus estudios universitarios, este especialista puertorriqueño pasó al área criminal, donde fue seleccionado para el Servicio Secreto de Estados Unidos, donde completó una carrera de 20 años y se especializó en investigaciones de falsificaciones.

Actualmente, Román trabaja en labores de inteligencia sobre falsificaciones de medicamentos, se explica.

En 1997 fue designado director de Seguridad para Novartis Latinoamérica y ha llevado a cabo investigaciones sobre falsificación y contrabando de medicamentos en Centro, Sur América, el Caribe, La India, Alemania y España.

En cuanto a la República Dominicana, Román alertó sobre la introducción al país de medicamentos falsificados desde el sudeste asiático.