Las múltiples caras de la diabetes

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/77E6A602-0828-4BFC-9C6C-860DC89C8252.jpeg

POR MARGARITA QUIROZ
Pese a las innovaciones tecnológicas experimentadas en los últimos años, la diabetes continúa siendo una enfermedad incurable. Actualmente, los tentáculos de esta enfermedad mantienen atrapados alrededor de 640 mil dominicanos,  equivalente al 8% de la población, de los cuales más de la mitad de esta elevada cifra desconoce padecer la afección.

De ahí la importancia de prevenir su aparición evitando las condiciones que la propician: obesidad, alimentación inapropiada, falta de ejercicio y adicción al alcohol. Estudios recientes hablan de que la diabetes afecta a cerca de 140 millones de personas en el mundo y de no tomarse medidas apropiadas a tiempo, esta cifra se incrementaría a 333 millones en el 2025.

A través de un artículo publicado en el último número de la revista Inden, órgano informativo del Instituto Nacional de Diabetes, Endocrinología y Nutrición (INDEN), la doctora Luciana Brinsek explica que una alimentación racional es importante por los efectos que tiene sobre la capacidad laboral de los individuos y la duración de la vida.

Además, es importante destacar que el aumento del sobrepeso, producto de una alimentación desordenada, multiplica el número de diabéticos y se ha descubierto que las células grasas participan en la resistencia a la insulina, que causa “el mal dulce”. A su vez, la diabetes favorece los problemas de erección debido a deficiencias circulatorias.

La diabetes es una enfermedad que se produce cuando el organismo no utiliza el azúcar de la manera que debería hacerlo.

Para obtener la energía necesaria y así efectuar las actividades diarias, el cuerpo humano requiere azúcar, y lo obtiene al convertir los alimentos en glucosa, una forma de azúcar.

Hay diabetes cuando el organismo trata de utilizar el azúcar en la sangre para obtener energía, pero no puede lograrlo porque el páncreas no produce suficiente cantidad de la hormona insulina, o porque le es imposible aprovechar la insulina con que cuenta.

Los expertos trabajan sobre las múltiples caras de esta dolencia, que no sólo produce necesidad de orinar con frecuencia, pérdida de peso, sed intensa, hambre continua y exceso de trabajo de los riñones, sino que además se nota en la cama y en la balanza.

TERAPIA A LA CARTA

Los expertos prevén que en los próximos años “se aplicará un tratamiento a la carta” para la diabetes, ya que el conocimiento y la evaluación genética de cada paciente permitirá saber cuáles son los genes defectuosos que necesitan tratamiento, según un reportaje despachado por la agencia EFE.

Pero, a corto plazo, el objetivo de obtener nuevos fármacos pasa por identificar los mecanismos celulares implicados en la resistencia a la insulina y los transportadores de glucosa. Los nuevos tratamientos, en vez de utilizar fármacos con efectos tan amplios como los actuales, se basarán en compuestos más selectivos con menos efectos secundarios.

Hay dos clases principales de diabetes mellitus: la insulinodependiente (tipo I) y no insulinodependiente (tipo 2). En la tipo I el páncreas produce poca o ninguna insulina. Esta clase de diabetes casi siempre se presenta repentinamente, y quien la sufre necesita hacer tres cosas todos los días para regular el nivel de glucosa en la sangre: inyectarse insulina, seguir una dieta alimenticia establecida y hacer ejercicio.

En el tipo II, que sufren 90 por ciento de los diabéticos, el páncreas produce algo de insulina. Algunas personas que tienen esta diabetes pueden controlarla siguiendo una dieta establecida y haciendo ejercicio con regularidad. Otras necesitan tomar insulina o medicamentos además de la dieta y el ejercicio diario.

La diabetes repercute de muchas maneras en la salud de la persona, algunas con un especial impacto en su autoestima y bienestar psicológico, como son las relaciones sexuales.

Uno de cada dos diabéticos presenta un problema de disfunción eréctil al cabo de diez años de diagnosticarle la dolencia. Pero este problema suele permanecer “invisible” porque los afectados no acuden a la consulta por pudor o debido a que el médico no le pregunta si experimenta problemas de erección.

HISTORIA

El docto Jorge Abraham Hazoury ha sido el propulsor de la lucha contra la diabetes en el país; comenzó en el año 1966, fundando la Sociedad Dominicana de Diabetes (SODODIA), luego, en 1972, fundó el Patronato Contra la Diabetes y el Instituto Nacional de Diabetes, Endocrinología y Nutrición (INDEN) y ha continuado durante 34 años en su afán de lograr una vida mejor para todos los que padecen diabetes.

El “Mes de la Diabetes” fue instituido en el país a través del Decreto No. 4061 del Poder Ejecutivo del mes de noviembre de 1973, a solicitud del Patronato Contra la Diabetes.

CUANDO LA INSULINA RESISTE

La resistencia a la insulina (RI) se produce cuando el organismo no permite a la insulina que cumpla con su cometido. Para normalizar el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre, el diabético puede inyectarse dosis diarias altísimas de insulina o cambiar a una insulina diferente, más purificada.

Este trastorno, al que también se le llama “insensibilidad a la insulina”, se debe a factores tanto genéticos como ambientales. Una vida sana, una dieta equilibrada y la práctica regular de ejercicio son algunas de las medidas aconsejables para evitarla.

La RI puede presentarse cuando hay exceso de peso corporal y, frecuentemente, mejora si el diabético adelgaza.

Esto es tan simple como fundamental. De hecho, cuando a los pacientes se detecta resistencia a la insulina, no se les prescriben fármacos, sino que se les recomienda dieta y gimnasia, y así pueden permanecer años, o incluso desaparecer la resistencia.

La diabetes tipo 2, causada por la resistencia a la insulina, afecta al 5% de las personas en el mundo. En países industrializados esta patología se ha convertido en una enfermedad de atención prioritaria para los sistemas sanitarios por las complicaciones que conlleva, sobre todo cardiovasculares.

La obesidad, entre otros, es uno de los factores que influye en que las células localizadas en diferentes tejidos respondan a la insulina peor de como debieran. La insulina, para favorecer la entrada de la glucosa en las células, emite señales que se ven afectadas por la citoquina TNF-alfa, una sustancia que se halla en concentraciones más elevadas en las personas obesas.

AVANCE EN EL TRATAMIENTO DE LA DIABETES

La endocrinóloga Alicia Troncoso Leroux, en un artículo publicado en la referida revista, explica que existen en la actualidad varios tipos de tratamientos para la diabetes mellitus tipo 2. Dentro de ellos se encuentran los antidiabéticos orales y la insulina.

Uno de los antidiabéticos más usados son las llamadas tiazolidinedionas o glitazonas, como son la rosiglitazona y la pioglitazona; éstas han sido utilizadas en muchos pacientes con excelentes resultados.

Las glitazonas controlan la glicemia a través de un mecanismo diferente de las otras drogas que se encuentran en el mercado y disminuyen la insulinoresistencia porque se reduce la captación de la glucosa en el músculo y tejido adiposo.

Otras de las acciones de la glitazona son la disminución de los niveles de triglicéridos y aumento del HDL (“colesterol bueno”).

Como efecto adverso importante del medicamento, señala la especialista, es el aumento de las enzimas hepáticas, de manera reversible si se suspende en el momento debido. Se recomienda al paciente hacer análisis de las encimas hepáticas antes de comenzar el tratamiento y luego cada dos meses.

Así mismo, los pacientes diabéticos pueden tener, actualmente, varias formas de aplicación de la insulina subcutánea y una de ellas son los lapiceros de insulina. Estos son unos viales portables en forma de lapicero que contienen cartuchos precargados con insulina.

Para cargar este lapicero, el paciente inserta el cartucho que contiene insulina y le da vueltas a un dial que se encuentra en el tope de éste para medir la dosis exacta que el paciente necesita. Se puede utilizar cualquier tipo de insulina.

Para aplicar insulina se inserta la aguja en la piel de forma subcutánea, como las jeringuillas convencionales, presionando un botón que se encuentra arriba en el lapicero. Estos productos tienen las ventajas de que son portátiles, cómodos, fáciles de usar y no es necesario cargar la insulina con las jeringuillas.

AGOSTO, MES DE LA DIABETES

En el marco del Mes de la Diabetes, el Instituto Nacional de la Diabetes, Endocrinología y Nutrición (INDER), conjuntamente con el Patronato de Lucha contra la Diabetes, organizaron una serie de actividades tendentes a generar propuestas informativas y educativas no sólo a las personas que padecen la enfermedad sino a familiares y público en general.

Charlas, seminarios, encuentros, cursos de formación y actualización a médicos, enfermeras y pasantes son algunas de las actividades incluidas en el programa.