Las nueces, excelentes aliadas de la mujer

22_08_2016 HOY_LUNES_220816_ ¡Vivir!7 C

Existen pocos alimentos tan completos nutricionalmente y tan buenos para el organismo de la mujer como las nueces, según demuestran las últimas investigaciones científicas.

Aunque técnicamente son uno de “ellos”, los frutos secos, “ellas”, las nueces, son muy femeninas, como demuestran las investigaciones más recientes sobre los beneficios que aportan a la mujer.

El último estudio centrado en la alimentación y rutina diaria de las mujeres indica que una dieta saludable que incluya 30 gramos de nueces por semana, se asocia con un menor riesgo de desarrollar alteraciones físicas durante el envejecimiento.

Los alimentos más relacionados con el envejecimiento saludable son las naranjas y su zumo, las manzanas, las peras, la lechuga romana y las nueces, según este trabajo que se puede consultar en la página (http://jn.nutrition.org).

Para la doctora Francine Grodstein, profesora de epidemiología en la Harvard School of Public Health –participante en esta investigación- llevar una dieta de este tipo puede ayudar a las mujeres mayores a mantener la capacidad de realizar tareas básicas cotidianas a medida que envejecen, como cargar las compras o vestirse ellas mismas.

Para la dietista y nutricionista Julia Farré (http://juliafarre.es/) este estudio, que analizó a 55 000 mujeres durante treinta años, demuestra que una dieta rica en frutas, verduras, que contenga nueces, y a su vez tenga un consumo menor de bebidas azucaradas, sal y grasas ‘trans’, mejora la calidad de vida.

Fuente de nutrientes. Julia Farré explica a Efe, que las nueces ofrecen cuatro grandes beneficios para la salud femenina, que también pueden ser aplicables a la población en general, y se refieren a la salud cardiovascular, la diabetes tipo 2, la función cognitiva y el control del peso corporal. “El consumo habitual de nueces favorece la regulación de los niveles de colesterol en sangre, reduciendo el colesterol LDL o colesterol malo, y aumentando los niveles de colesterol HDL o colesterol bueno”, explica esta nutricionista.

Añade que el contenido de minerales y unos compuestos llamados polifenoles en este fruto seco ayuda a disminuir la tensión arterial y la inflamación de los vasos sanguíneos.

Según Farré, las nueces “contienen ácidos grasos omega 3 de origen vegetal, concretamente ácido alfa-linoléico, lo que juntamente con su aporte de fibra, ácido fólico y antioxidantes, ayudan a mejorar la salud de las personas que sufren diabetes tipo 2”. “El consumo de nueces en una dieta saludable reduce en un 21 por ciento el riesgo de sufrir diabetes tipo 2 en las mujeres”, enfatiza. “Consumir nueces, juntamente con un estilo de vida saludable y actividad física, ayuda a mantener una buena función cognitiva y a prevenir o retrasar la aparición de dolencias neurodegenerativas como la demencia y el Alzheimer”, según esta experta, que añade que en las personas adultas el consumo de este fruto seco se asocia a una mejora de la memoria y la concentración. “Las nueces también pueden ser un buen aliado para reducir el peso corporal si cambiamos el consumo de grasas menos saludables por el de este fruto seco”, dijo Farré.

Siempre se ha catalogado a los frutos secos como alimentos muy calóricos, pero recientemente se ha visto que cuando se digieren las nueces el cuerpo aprovecha un 21 % menos de las calorías que se pensaba que aportaban y, además, la saciedad que producen al comerlas ayuda a seguir una dieta de adelgazamiento, destaca.