Las Siete Palabras de Jesús en la Cruz

Jesus

Las Siete Palabras (Septem Verba en latín) es la denominación convencional de las siete últimas frases que Jesús pronunció durante su crucifixión, antes de morir, tal como se recogen en los Evangelios canónicos. Los dos primeros, el de Mateo y el de Marcos, mencionan solamente una, la cuarta. El de Lucas relata tres, la primera, segunda y séptima. El de Juan recoge las tres restantes, la tercera, quinta y sexta. No puede determinarse su orden cronológico.

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. (Lucas, 23: 34).

“Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso”. (Lucas, 23: 43).

“Mujer, ahí tienes a tu hijo. […] Ahí tienes a tu madre.”. (Juan, 19: 26-27).

“¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?” – “¡Elí, Elí! ¿lemá sabactaní?” (Mateo, 27: 46 y Marcos, 15: 34).

“Tengo sed.” –  (Juan, 19: 28).

“Todo está cumplido.” (Juan, 19: 30).

“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.” (Lucas, 23: 46).

Su interpretación devocional es una comparación con situaciones por las que inevitablemente pasa la vida de todo creyente; a la que se suman todo tipo de exégesis. El mismo texto evangélico atribuye a estas “palabras” un fin de cumplimiento de profecías del Antiguo Testamento: sabiendo que ya todo estaba cumplido, y para que la Escritura se cumpliera hasta el final (Juan, 19: 28).