Las telenovelas venezolanas luchan por sobrevivir

ap2145492

CARACAS, Venezuela. Un auxiliar en el set golpea la claqueta al grito de “íacción!”, y tres mujeres empiezan a discutir acaloradamente sobre una niña recogida de las calles, cuyas reacciones violentas no pueden ser controladas.    La escena de la filmación de la telenovela “Piel Salvaje” no tendría nada de especial si no fuera por lo difícil que ha sido para los productores grabar el seriado en un país que casi que ha perdido una próspera industria después de que produjera muchos de los más recordados melodramas de América Latina durante más de medio siglo.

En 2007, el gobierno venezolano sacó del aire a Radio Caracas Televisión, entonces uno de las más antiguas compañías de radiodifusión y producción de telenovelas del país, después de ser acusada de apoyar un fallido golpe de Estado en contra del entonces presidente Hugo Chávez, cinco años antes.    Cientos de actores, técnicos y guionistas perdieron sus puestos de trabajo y los estudios de la productora cerraron.

El éxodo a otros países de quiénes producían este emblemático género televisivo latinoamericano, una ofensiva gradual en contra de los medios de comunicación y una crisis financiera que causó una desbandada de anunciantes, casi llevaron a esta industria a la extinción.

Pero ocho años después el estudio de televisión se volvió a iluminar al filmar los 120 capítulos de “Piel Salvaje”, que probablemente no se verán en Venezuela. RCTV, ahora pequeña compañía de producción, está mercadeando la telenovela a otros países latinoamericanos como Ecuador, donde se estrenó el mes pasado.