Las vacas sagradas y la crisis económica

ENRIQUE PÉREZ VÉLER
Como cada mañana bien temprano para relajar mi mente le doy lecturas a este Diario, el 19-04-05 fijé mi atención en la información de la página 18B, sobre el decomiso de 3,000 cajas de whisky en dos tiendas de la Ciudad Corazón, por lo que a seguida busqué “pa´trᔠen mi colección de Hoy, y me tropecé con un rosario de “clandestinas” indelicadezas en tan solo este mes de podredumbre que genera la obsequiosa impunidad, que por su envergadura citaré algunas de ellas. La Dirección General de Aduanas someterá a la justicia a seis personas, incluyendo a dos supuestas vacas sagradas, acusadas de contrabando de inversores y whisky con un monto de 450 millones de pesos.

También el Director de Aduanas denunció la desaparición de 1,080 vehículos que debieron ser subastados por la administración anterior y además acusa a esa gente de dejar de reliquidar más 14,418 millones de pesos, que el fisco debió recibir. De esa cuantiosa suma, por presión de los aduaneros los transgresores se cantearon con 384 millones de pesos y se les concedió un “fiao” de 1,200 millones de pesos para su pago en cómodo plazos, excelente ejemplo para “honrar” esas inconductas.

Como decenas de delincuentes son “honrados” con certificados de impunidad, es natural que esa lucrativa carrera prolifere en todos los niveles, por lo que a nadie le sorprendió el reciente editorial de El Nacional, sobre la entrada en forma irregular de unos 533 vehículos en su mayoría de lujo, que dejaron de pagar en la danza de los millones del cuatrienio anterior, la “modesta” suma de 123 millones de pesos.

En el carnaval de inconductas de la era pachista, según la Dirección de Aduanas ingresaron al país en forma irregular más de 1,500 vehículos de motor, introducidos con documentos falsos y retirados de los muelles sin pagar impuestos ascendentes a unos 506 millones de pesos, con la información adicional, de que en diversos operativos a escala nacional se incautaron 643 vehículos de diferentes marcas y localizado otra camada de 110 de esos artefactos. Tremendo festín de bellaquerías.

Como el “coco” es un fruto duro de pelar, luego de mondado le da mucha agua de beber a los evasores, que obliga a esos “cacos” mafiosos a que se canteen con los impuestos dejados de pagar, sino resbalarán con el aceite de su pulpa hasta los tribunales de justicia, para el disfrute de una prolongada vacaciones en Najayo.

De esa millonada de pesos recuperada por la actual Dirección de Aduanas, parece razonable la adquisición del edificio de la ex-Codetel, para alojar decentemente a sus “vaqueros”, para que acorralen con el confort que su pedigrí requiere, a esas díscolas vacas sagradas, rebaño que según parece está alborotando las avispas con la compra de ese edificio, por aquello de que “el mal” revuelto, ganancia de pescadores.

Sobre la mentada crisis económica me siento algo “turbao” con las contradicciones de nuestros economistas políticos sobre las prioridades de nuestro país, que de por vida son las mismas desde el nacimiento de la República; alimento, salud y educación, que todos los partidos políticos conocen hasta la sociedad, pero que desconocen tan pronto se cobijan en el edificio al final de la calle Dr. Báez, porque lo importante es mantenerse en el poder, por lo que los fondos para esas necesidades se utilizan en otras “prioridades”, que producen votos para competir de “punta” en las próximas elecciones del 2006.

La columna “Que se dice” de Hoy del 15-04-05 dice que el gobierno aportará (como accionista) la suma de 25 millones de dólares, o sea casi 800 millones de RD$ para la terminación del Hospital Metropolitana de Santiago, obra valorada en 45 millones de dólares, por lo que de concretarse esta operación, el Estado será socio mayoritario, dejando como siempre en la pura “lona” a los hospitales públicos.

Este “bello gesto” me hace recordar una ingrata actitud. La Plaza de la Salud que hizo realidad el Dr. Balaguer en su mandato de 10 años que concluyó en 1996, no le fue posible terminar dos importantes edificios por el recorte de dos años y que los peledeístas, que por obra y gracia del Doctor ascendieron al poder en ese año, no fueron capaces de concluir esa obra en agradecimiento a su benefactor, centro hospitalario que sin lugar a dudas es un orgullo nacional. El amigo Tenedor de Libros alaba mi ingenuidad, porque concluir esa “obra” de Balaguer no aporta votos para las próximas elecciones, pero, Santiago es Santiago y punto.

El virus de la crisis económica solamente ataca a la manada de la clase media y con más fe a la paupérrima, no afectando al ganado de las vacas sagradas que regularmente se vacuna de ese virus, que aprovechan, para enhestar la bandera de la especulación, más arriba, mucho más, olvidando arriarla aunque haya recorrido más de tres “inventarios”. Esas vacas sagradas devoraron con gran apetito el exquisito pasto de la tasa del dólar al 50 por 1, y se rellenaron con el sabroso postre del 30 por 1. De nuevo interviene el Tenedor de Libros y comenta,  después se quejan del terrorismo.

Para paliar la mentada crisis económica el Presidente entrega mil millones de pesos para capitalizar el Banco Agrícola y 500 millones al Programa para la Micro, pequeña y mediana Empresa (PROMIPYME) y anuncia la construcción de 25,000 viviendas en todo el país, con unas inversión de 17 mil millones de pesos. Por otro lado el Síndico del Distrito Nacional le regalará a unos 300 buhoneros unos “chelitos” que suman más o menos unos 30 milloncitos, paras el traslado de sus tarantines.

Se presume que en período de crisis económica la austeridad se impone, pero en nuestra querida Quisqueya esto resulta pura utopía y para comprobarlo invito a mis lectores a que “vean” diferentes canales de televisión y otros medios de comunicación, para que “vean” como se ríen de esta crisis nuestros Senadores y Diputados, en su millonaria campaña publicitaria, para hacernos creer que están “legislando para una patria mejor”, como el caso de la modificación de la Constitución para la reelección de Hipólito, las ley que le regala a los partidos políticos cientos de millones de pesos paras el enriquecimiento “lícito” de sus dirigentes y la inconstitucional ley de primarias, que a paso de vencedores la someten de nuevo, por solo citar estas tres patrióticas leyes. ¿Se hace así una patria mejor? No me parece. Porque un país con tantas necesidades, con ese montón de dinero que gastan para la reelección del 2006, mucho se puede hacer para combatir la pobreza.

Nuestra compleja crisis económica muestra facetas impactantes. Cuando la Fiscalía u otra instancias del Poder Judicial citan a determinados civiles y militares en relación con el caso del Plan Renove o de Quirino, el dinero fluye al granel del poder económico los investigados, digno de una investigación, que movilizan decenas de personas para crear imagen coreando consignas en su favor y presentándose con una “barra” de abogados que les cuesta dinero y mucho.