Latinos ganan Berlinale

http://hoy.com.do/image/article/148/460x390/0/349122A1-C6AE-4FE4-B9C7-C72C9CC29296.jpeg

Berlín. EFE.La película brasileño-argentina “Tropa de Elite”, de Jose Padilha, ganó  el Oso de Oro de la Berlinale, festival en el que el mexicano Fernando Eimbcke, se llevó el Premio Alfred Bauer y el de la crítica internacional, FIPRESCI.

El jurado del festival, presidido por el director griego Constantin Costa Gavras, apostó así por partida doble por dos jóvenes representantes del cine latinoamericano.

La película de Padilha es un retrato de la corrupción y violencia policial en las favelas de Rio de Janeiro, centrada en un cuerpo especial de elite que participa en una operación limpieza con motivo de una visita del Papa Juan Pablo II, en 1997.

La película de Eimbcke, de corte más intimista, sigue a un muchacho de 16 años por toda la ciudad, en busca de recambios de automóvil, mientras trata de superar el dolor por la pérdida de su padre.

El Premio Alfred Bauer fue creado en memoria del fundador de la Berlinale en reconocimiento a nuevas perspectivas y maneras de ver el cine.

Los otros dos grandes galardones se fueron a EEUU, ya que el documental “Standart Operating Procedure”, de Errol Morris se llevó el Oso de Plata Gran Premio del Jurado, mientras que el correspondiente al mejor director fue para Paul Thomas Anderson, por “There Will Be Blood”.

El film de Morris, primer documental que compite en la Berlinale, aborda las torturas de presos iraquíes en Abu Ghraib, mientras que el de Anderson se centra en el nacimiento del capitalismo petrolero.

El Oso de Plata para la mejor actriz fue para Sally Hawkins, por “Happy-Go-Lucky”, de Mike Leigh.


Clausura Berlinale
Ganadores

 Premio Especial el Jurado: “Standart Operating Procedure”, de Errol Morris (EEUU).

Oso de Plata al mejor director: Paul Thomas Anderson, por “There Will Be Blood” (EEUU).

Oso de Plata al mejor Actor: Reza Najie por “Avaze Gonjeshk-ha” (Song Of Sparrows), de Majid Majidi.

Oso de Plata a la mejor actriz: Sally Hawkins, por “Happy-Go-Lucky”, de Mike Leigh