Le roban el promedio
David dice “le llevaron” 62 hits

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/F22FD6B1-CAE7-439F-A014-E4FE0685BAC7.jpeg

POR IAN BROWN
TORONTO.-
Si quiere sacar de out a David Ortiz desde el jardín derecho con un rodado – como hizo el intermedista Aaron Hill el miércoles en la noche – hágalo con confianza. El toletero zurdo no piensa hacer cambios en su juego para repeler las posiciones defensivas que asuman sus contrarios.

De hecho, ya ni siquiera las mira.

“Solo veo la bola y bateo”, dijo Ortiz. “Ni siquiera sé dónde me juegan. Alex Cora me dijo que estaban moviendo el tercera base al medio. Creo que fue hace unos días dejaron al torpedero y al segunda base en sus puestos y movieron al tercera base. ¿Eso fue lo que hicieron verdad? Alex me dijo eso y me quedé pensando”.

“No le presto atención a eso. Lo único que atiendo es cuando voy al plato y veo la bola y hago un buen swing. No puedo hacer nada más. Si hagan la jugada, pues me aguanto”, dijo.

Ortiz demostró la forma en que se aguanta el miércoles. En el turno al bate posterior a la jugada de Hill desde el jardín derecho, el dominicano disparó un cuadrangular por el jardín izquierdo. Luego, sacó un sencillo al izquierdo por el hueco abierto en tercera.

Para los observadores casuales, Ortiz trató de irse para la banda contraria en sus últimos dos turnos al bate. Pero eso sería incorrecto.

“Todo se pone peor cuando uno piensa en batear para el jardín izquierdo”, dijo Ortiz. “Soy muy mecánico cuando estoy bateando. No te voy a mentir. En el pasado, traté de batear la bola para ese lado. Solo trato de ver el lanzamiento y bateo. Solo tengo que reaccionar con el lanzamiento”.

El bateador designado hizo suficientes investigaciones para estimar que perdió 42 hits por las movidas defensivas el año pasado. Ortiz promedió .287 en el 2006, por lo que de haber conseguido esos 42 imparables, hubiera bateado .362.

“No me preocupa mi promedio de bateo”, dijo Ortiz. “Para mi, siempre que he estado aquí he bateado .300. Mi padre me dijo que por la forma que me jugaban, si bateaba .320 iba a ser el campeón de bateo”.

El dirigente de los Medias Rojas Terry Francona se apega al estilo de Ortiz de no modificar su forma para tratar de romper los cambios.

“Con los jugadores extraordinarios, se buscan alternativas extraordinarias para detenerlos”, dijo Francona. “No queremos convertir a David en un segundo bate. Queremos que empuje la bola. Si ese cambio le quita hits, eso seguirá así”.