Leche a granel y el bienestar colectivo basado en el respeto al consumidor

E1

La Dirección de Proconsumidor ha asumido la tarea de trabajar por el ordenamiento de un mercado diverso que ofrezca una amplia variedad de bienes y servicios que cumplan con las condiciones de idoneidad, garanticen la salud y la seguridad en el consumo, así como la protección de los intereses económicos de los ciudadanos.
El respeto de los derechos del consumidor implica múltiples acciones cada día, porque la mayor parte de nuestras tareas generan consumos. Por tanto, una entidad como Proconsumidor debe estar permanentemente en acción desde perspectivas múltiples: educar, promover buenas prácticas en el comercio, conciliar intereses entre proveedores y consumidores, inspeccionar el mercado y sancionar conductas contrarias al derecho de todos.

La venta de leche y fórmulas lácteas (en base a leche en polvo) requieren unas condiciones mínimas para que puedan mantener adecuadamente la temperatura, el grado de humedad, el aire y otras condiciones necesarias para protegerlas de microorganismos nocivos o indeseables, haciendo esos productos no aptos para el consumo humano.

Esta es la razón por la cual Proconsumidor prohíbe la venta de leche a granel (al detalle o en funditas), como forma de enfrentar las graves irregularidades que se producen con este tipo de expendio en establecimientos comerciales que ponen en riesgo la salud de los consumidores. Con esta práctica se genera una contaminación cruzada posibilitando que los consumidores, especialmente los niños, puedan contraer bacterias que causan diversas enfermedades gastrointestinales. Hemos sido reiterativos, además, en que las fórmulas lácteas como tales son productos que sirven para fines específicos de la industria alimentaria y que no pueden ser comercializados al detalle como leche, porque no cumplen con los requerimientos proteicos ni con las características propias de la leche, violentando además el derecho constitucional a la debida información de los consumidores.
Todas nuestras acciones contra la venta de leche a granel al público en la cadena comercial buscan el cumplimiento de las disposiciones del artículo 53 de nuestra Carta Magna en el sentido que “toda persona tiene derecho a disponer de bienes y servicios de calidad y a una información objetiva, veraz y oportuna sobre el contenido y las características de los productos y servicios que use o consuma…”
Por tanto, en cumplimiento del citado artículo, la leche debe ser ofrecida a los consumidores en condiciones que garanticen su inocuidad. Las fórmulas lácteas vendidas al detalle no cumplen con este requisito, por lo cual su comercialización es legalmente sancionable.
Proconsumidor tiene por delante el reto –y lo asume sin ninguna duda- de apoyar a una sociedad que tiene el derecho de exigir productos y servicios que garanticen nuestra salud, nuestra seguridad y nuestro intereses económicos.