Lectura agrorural al dilema de Danilo

Guillermo Caram

Poco va quedando de nuestra otrora sociedad predominantemente rural vertebrada en economía eminentemente agrícola. Una de carácter cultural es la expresión “de provecho” aplicable cuando productos maduran para aprovecharlos consumiéndolos, pasado lo cual corren riesgos de dañarse, salvo que se preserven.

El periódico “El Día” del 16/06/14 interpreta que el Presidente Medina descarta la reelección basándose en que invitó al Papa para visitarnos antes del 2016.

Si así fuera finalmente, el Presidente tendría un dilema: Qué hacer con el buen posicionamiento que dispone. ¿Dejaría de aprovecharlo con riesgo de caerse ante una ciudadanía esperanzada en mejores resultados gubernamentales, pudiendo llegar a podrirse si la esperanza termina desvaneciéndose? ¿Lo endosaría a una imponderable aventura política? ¿Podría preservarla para acciones posteriores ante posibilidades de viabilizar sucesiones acostumbradas achacar sus ineficiencias al “gobierno anterior”, argumento que él no ha aplicado?

Todas las encuestas reconocen endosos y esperanzas en el Presidente. Aun cuando la mayoría de dominicanos consideran que la situación está más mala que buena, en proporción 4:1, percibe que vamos por buen camino (2:1) y consideran que al final las cosas estarán mejor.

Siete de 8 dominicanos aprueban su gestión y tres de cada cuatro consideran que está gobernando para el bienestar general.

Esta altísima aprobación contrasta con inconformidades en resultados gubernamentales. Con excepción de educación y obras públicas, hay manifestaciones de inconformidad en seguridad, economía medida por desempleo y costo de vida, energía, salubridad, etc.

El apoyo de ciudadanos insatisfechos al Presidente, abona su dilema; sobre todo al no ser solo presente: Danilo encabezapolíticos con futuro superando holgadamente a Leonel, Margarita y Abinader.

Incluso, ante pregunta de quién será Presidente a partir de 2013, más de la mitad de la población lo señala aun cuando la Constitución hasta ahora lo prohíbe; duplicando a sus seguidores más cercanos: Leonel y Abinader.

Que hará Danilo con este nivel de aceptación, de mantenerlo, como es posible; por lo bien que ha manejado problema creados por otros estamentos del Estado como la situación haitiana: Ha evidenciado que la no documentación es atribuible a negligencias haitianas y no a actitudes dominicanas.

¿Desaprovechará estas simpatías hasta sobrepasar el punto de maduración y comiencen a caer? ¿Las podrá preservar para posterioridades, resistiendo eventuales embates de gobiernos acostumbrados a echarle la culpa de sus errores al “gobierno anterior” con el riesgo que en un nuevo intento podrían facturarle sus omisiones? ¿Podrá preservarse fuera o en oposición al gobierno futuro

Mientras el Presidente debate estas interrogantes los opositores deberíamos prepararnos para relevarlo, abanderando la principal justificación de su alta aceptación: Temor que vuelvan a gobernarnos quienes hasta hace poco gobernaron.