Ledesma descarta sea tóxico desecho Samaná

El subsecretario de Gestión Ambiental, René Ledesma, descartó ayer que el material depositado en la bahía de Samaná por la empresa Multigestiones Valenza sea tóxico y sostuvo que su composición química es similar a la de muchos suelos y agregados naturales.

Sin embargo, Ledesma dijo que se está en proceso de investigación para luego preparar un informe técnico, a fin de comprobar si hubo violaciones a los procedimientos ambientales por parte de Multigestiones Valenza, y en caso que las hubiera, se impondrían sanciones a la empresa.

El funcionario advirtió también que si la actividad es ambientalmente sostenible, se levantará el impedimento y se continuará.

El funcionario presentó un dossier de documentos con análisis de laboratorio de la SGS Laboratorios, Altol Chemical Enviromental Laboratorios, pero decidió que se tomaran muestras y sean analizadas en por lo menos dos laboratorios acreditados y diferentes a los que han intervenido en el proceso.

También dijo que todas las operaciones de descarga de rock-ash en la bahía de Samaná, fueron detenidas hasta tanto se tengan los detalles del informe técnico, colaborando en todo lo que sea necesario con la Procuraduría para la Defensa del Medio Ambiente

“Las cenizas de carbón han sido clasificadas por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos como materiales no peligrosos, al determinar que su uso representa un riesgo mínimo para el ambiente y la salud humana”, explicó.

Dijo que ese material se utiliza en Puerto rico y en los Estados Unidos, donde se procesan actualmente 37 millones de toneladas de cenizas y otros productos de la combustión del carbón.

“Como resultado de un excedente de más de 81 millones de toneladas de estos materiales, tanto a nivel federal como estatal, en esa nación norteamericana se han iniciado programas de incentivos de uso de estas cenizas”, afirmó.

Señaló que el rock-ash o agregado manufacturado, es el resultado de la combustión del carbón y carbonato de calcio y luego mezclados con agua y que las cenizas están compuestas de óxidos de sílice, aluminio, hierro, calcio y magnesio.

Expresó que el único riesgo que el material puede tener, especialmente para aquellas personas involucradas directamente en su procesamiento o transporte, es el llamado polvillo que de ser inhalado puede causar afecciones respiratorias al igual que otros materiales como el clinker o el yeso.

“Esta característica no está jamás relacionada con la toxicidad que se pretende atribuir al material, sino al tamaño de las partículas y puede prevenirse tomando medidas de manejo adecuado y las mismas fueron incluidas como condición a la autorización ambiental emitida”, dijo Ledesma.

Reveló que están informados de que hay empresas productoras de cemento que están interesadas en negociar con las plantas que producen ese tipo de ceniza en la República Dominicana.