LEER MEJORA LA MEMORIA

http://hoy.com.do/image/article/148/460x390/0/17CC1232-EB7B-4B37-9F91-9AF61CB38377.jpeg

La lectura es una actividad muy recomendable en la etapa madura, debido a que recrea ideas y emociones

M ucha gente de la tercera edad reconoce que no sabe qué hacer con su tiempo libre o que hay actividades lejanas a sus posibilidades. Sin embargo, hay una ocupación recreativa muy provechosa que fomenta la imaginación y curiosidad, además de mejorar la memoria. Hablamos de la lectura.

Muchos especialistas coinciden en que las actividades culturales ayudan a evitar la “jubilación mental” a la que muchas personas de la tercera edad están condenadas, hecho que trae como consecuencia el fomento de estados de amnesia.

Leer es un hábito que se adquiere con los años y requiere mínimo esfuerzo cotidiano, pero muy satisfactorio.

Si no se tiene, vale la pena comenzar poco a poco, sin ejercer presión sobre uno mismo, pues podría tenerse el mismo efecto de una persona que, sin una práctica periódica, se dispusiese a correr una maratón: además de cansarse, no terminaría y lo disfrutaría poco.

Al principio, se puede dificultar juntar las letras y con ellas originar las palabras que van creando imágenes en nuestra mente.

En ese sentido,  los resultados se harán manifiestos: la imaginación y los conocimientos adquiridos brindarán lucidez y enriquecerán la personalidad.

Lo recomendable es iniciar con textos que llamen la atención por cuenta propia  o que sean recomendados por amigos o familiares.

Asimismo, piense en la posibilidad de visitar bibliotecas o círculos de lectura, lo que le permitirá intercambiar ideas y comentarios literarios, así como extender su grupo de amigos.

En la librería Cuesta realizan círculos de lectores para niños, que sin dudas le ayudará a motivar a sus niños y a enrolarse en los que gustan de la lectura, la forma más barata de viajar y adquirir conocimientos.

IMPORTANTE

Para desarrollar el hábito

cuando los niños y jóvenes observan a una persona leer o platicar sobre la temática de sus lecturas, es muy probable que la curiosidad los haga iniciarse en el hábito, que al adquirirlo les resultará tan divertido como ir al cine, escuchar música o salir de paseo.

Desafortunadamente, aquí no existe cultura literaria (cada persona lee, en promedio, medio libro por año), pero sólo hay que decidirse y tomar el hábito.